El mundial que ha batido el récord de asistentes en un partido de balonmano, jugado en Francia, ganado por Francia y con Nikola Karabatic cómo MVP. Todo según el guión previsto. El sueño húmedo balonmanístico galo hecho realidad. No obstante, nos queremos centrar en el análisis del último de los premios, tal vez el más importante tras las medallas, el del MVP.

AFP PHOTO / FRANCK FIFE


«Leónidas», como le apodan por TDP, el más mediático jugador de los franceses. Icono de la Francia de las 6 estrellas que todo lo ha ganado. Jugador que representa todo un estilo de pura potencia física tanto para el ataque como para la defensa sacándose el máximo rendimiento posible. Analicemos el premio que le define como el jugador más valioso del torneo desde el punto de vista estadístico. Nikola Karabatic ha anotado en este campeonato del mundo un total de 31 goles de 53 lanzamientos, lo que nos da un 58% de efectividad en el lanzamiento.

Hasta 23 jugadores han anotado más goles que Karabatic durante la competición, muchos de ellos con porcentajes de lanzamiento también superiores. En este apartado debemos considerar que Nikola no es ni el primero ni el segundo lanzador de los 7m a favor de Francia, por lo que su cuenta goleadora no se incrementa por esta rápida vía. Además los que siguen al astro francés desde hace tiempo y de manera regular saben de sobras que el apartado goleador no es su mayor virtud ni se le ha necesitado en este aspecto como referente en sus equipos.

Veamos un apartado donde el mayor de los hermanos ya despunta más, como son las asistencias. Dar pases a sus compañeros para que sean ellos quien anoten. Esa es de verdad su gran virtud en ataque, como fijador. En este aspecto ha sido el segundo mejor del campeonato con 42 asistencias, justo por detrás de Sander Sagosen con 43. Tantas asistencias combinadas con la efectividad de sus compañeros en el lanzamiento (91% de L. Fábregas, 74% de K. Mahé o el 75% de M. Guigou) es una de las verdaderas claves del éxito del ataque francés. En la estadística combinada, sus asistencias le hacen escalar mucho en la clasificación:


IHF


En esta estadística vuelve a aparecer el nombre de Sander Sagosen, el joven primera linea noruego que jugará en la capital francesa la temporada que viene. El de Aalborg ha sumado un total de 11 goles más en los mismos partidos y con un porcentaje de acierto del 52% puesto que pese a su juventud en él recae gran parte del peso del ataque noruego. El nombre de Kiril Lazarov, testimonial pero muy destacable en cuanto a cifras, sobretodo por haber conseguido ser el máximo goleador habiendo jugado solo 6 partidos (3 menos que los equipos finalistas).

La Francia de Karabatic le ganó la final a la Noruega de Sagosen, lo que podría parecer un argumento más a favor de que el MVP se decantara del lado del bleu. Aunque existen antecedentes como el MVP de Raul Entreríos que ganó el MVP del pasado europeo pese a haber sido plata pereciendo en la final ante Alemania. Otro factor a tener en cuenta es la aportación de Nikola en defensa, siempre muy sólido y referente en el eje del 6-0 francés.


France Handball 2017


Hablemos de aspectos que no dejan de ser deportivos pero que van más allá del juego. Nikola es el líder indiscutible de su equipo, así lo ha demostrado en acciones como ser él quien habla y manda la jugada final en un tiempo muerto para cerrar el partido. Hay quien dice que siempre le faltó acierto en los balones decisivos, como vimos en su etapa en el FCB cuando falló el 7m para pasar a la final de la EHF Velux Champions League ante el Flensburg.

Pero la grandeza del buen líder no está en anotar él el último gol, sino en saber quien tiene el brazo adecuado para jugarse esa última pelota, y en este aspecto Nikola es uno de los mejores del mundo. En definitiva, Karabatic merecía tanto el MVP como lo podría haber merecido Sander Sagosen y es lógico que actuando en casa y habiendo ganado el oro se decantara en su favor, no se trata de un premio injusto… ¿o si? 

Una sentencia con mucha polémica

Recordemos. Marzo de 2012 y esa inesperada derrota en la última jornada del Montpellier con Nikola y su hermano Luka en el plantel. Posteriormente ambos hermanos y demás jugadores son denunciados por fraude en apuestas y amaño de partidos, con una condena judicial que demuestra su culpabilidad.

Ni Karabatic ni ninguno de los jugadores se ha retirado de la cancha ni se le ha impuesto ninguna sanción ni restricción cautelar. Es decir, tenemos a un astro mundial, quien ha sido nombrado dos veces mejor jugador del mundo y reciente MVP del campeonato del mundo que ha amañado partidos. Algo en contra de todos y cada uno de los valores del deporte. ¿Sigue mereciendo Nikola este MVP o cualquier otro premio? Obviamente no, pero por desgracia vivimos en una sociedad que, por unos motivos u otros, tiende a perdonarle todo a los ídolos deportivos.



 

Jimmy Martín
Sobre el Autor

Aficionado al deporte, a la escritura, a la lectura, y al humor. Vivo el balonmano como aficionado, periodista, entrenador y portero. Me defino como resiliente y heurístico.

Artículos Relacionados

Se acabó el Mundial. Hemos disfrutado durante dos semanas y media del mejor balonmano...

El futuro ya está aquí. El Mundial de Francia 2017 ha servido como escaparate para poder...

Nadie quería que llegase este 30 de enero. Dos semanas y media después de aquel Francia – Brasil,...

Deja una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.