Una de las mejores canteras de España, uno de los mejores clubes del mundo y un nombre reconocido alrededor del planeta. El FC Barcelona es sin duda uno de los equipos más emblemáticos del balonmano mundial y así lo demuestra año tras año. Bajo la estela del primer equipo, hallamos una fábrica de talento cuya consolidación se plasma en su categoría absoluta. Equipos campeones de Cataluña y España, diversidad de jugadores llamados a las selecciones autonómicas y nacionales, son algunos de los hechos que avalan el buen trabajo del Barcelona con la base.

Otra muestra del buen funcionamiento de “la Masia” queda reflejado en el filial, el FC Barcelona B, dirigido por Lorenzo Rueda. Ligado con el balonmano desde pequeño, Rueda empezó su trayectoria deportiva en Granollers, club del que posteriormente fue director técnico y entrenador. Con experiencia en todas las categorías nacionales (1a Nacional con el BM La Roca, División de Honor Plata con FC Barcelona y ASOBAL con BM Granollers), el entrenador azulgrana se muestra satisfecho con el trabajo de su equipo: “Hemos hecho un trabajo diferente, más adaptado a los jugadores que tenemos, cosa que nos hacía falta”.



Tras dos años en que se ha roto la hegemonía barcelonista en la categoría, y con una plantilla muy joven (con una media de edad de 22 años), el equipo de Lorenzo Rueda ha recuperado las sensaciones. “La clave está en el proceso realizado por todos los jugadores, adaptarse a la categoría no es fácil y eso les hace crecer y mejorar al equipo” afirma el técnico del Vallés Oriental.

Otra de las claves que con las que ha dado Rueda ha sido la consolidación de algunos jugadores como puntales del equipo, “tenemos jugadores que llevan entre tres y cuatro años en la categoría, ya han acabado el proceso de adaptación y destacan más allá de su calidad técnica”, junto al papel de los nuevos fichajes (Pere Vaquer i Spyridon Cherouveim) de los que considera “aportan un mayor nivel de madureza pese a su juventud, y en partidos de alta intensidad como los que jugamos, es vital”.

Ambición, juventud y hambre de victoria

En la 4ª posición de la clasificación (empatado con MMT Seguros Zamora), el FC Barcelona afronta las 4 jornadas restantes de competición con ambición. “Nuestro objetivo principal es ganar la liga, es muy complicado y no dependemos de nosotros mismos. Nos planteamos estos 4 partidos como 4 finales para poner la guinda a una muy buena temporada”, afirma el técnico, que a su vez se muestra descontento con algunos de los resultados obtenidos durante la temporada: “Hemos perdido partidos que no tendríamos que haber perdido por el hecho de no tener la experiencia necesaria, espero mantener la buena línea ya que ni al equipo ni a mí nos gustaria soltarnos antes de acabar la temporada”.

Finalmente, Lorenzo Rueda destaca el trabajo de la base como un fundamento para el rendimiento del equipo, “la formación desde que entran al club es lo más cuidadosa posible, y eso nos permite tener temporada tras temporada jugadores con un nivel técnico brutal”.

Este fin de semana, el FC Barcelona afrontará la primera de sus “finales” contra el Handbol Bordils en la Ciutat Esportiva, en el “derbi” catalán de la categoría. En la reedición del partido que ganaron los gerundenses en la ida, el filial azulgrana deberá dar el máximo contra un equipo al que Rueda considera “uno de los más ordenados tácticamente de la categoría”.



Sergi Laliga
Sobre el Autor

Estudiante de Periodismo en la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona. Amante y jugador de balonmano en el Handbol Sant Vicenç.

Artículos Relacionados

El Torneo Internacional de Balonmano contará este año con equipos de Bangladesh y de Canadá, así...

José Javier Hombrados renueva un año más con el Quabit Guadalajara después de ser el tercer mejor...

Guerreras Arena y Hispanos Arena ya conocen la convocatoria de 12 integrantes para disputar el...

Deja una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.