Víctor Del Río, el Saltamontes de Palafrugell

ESPECIALES  /   /  Por Jimmy Martín  /  508 views


En nuestro deporte siempre se ha valorado muy bien la capacidad de salto. Grandes jugadores han hecho gala de ella, como por ejemplo Luc Abalo o quien tanto gusta en nuestras retransmisiones aerolinieas Mamadou. Pero hoy conocemos la figura de un chico que llevó este aspecto del juego más allá, hasta el punto de haberse proclamado por tercer año consecutivo campeón de Cataluña de triple salto en categoría sub-23. Su nombre es Víctor del Río Escribano, atleta de triple salto y exjugador del Club Handbol Garbí de Palafrugell, localidad que ha visto jugar a otros talentos como el mismísimo Albert Rocas.

Víctor, Vic para los amigos, es estudiante de Periodismo en la Universidad Autónoma de Barcelona y ha accedido a entrevistarse con Valonmano con V para que conozcamos su figura. Los que le conocen le describen como un chico sencillo y pasional, a la vez que una persona metódica en sus entrenamientos y pasional con todo aquello que le gusta.

Es fácil ver a Vic por los pasillos de la facultad de la UAB aprovechando los 5 minutos de descanso para comentar acerca de la última actualidad del balonmano junto con ese grupito aficionado al deporte en general que recurre a él para tener una opinión de referencia sobre balonmano. Un amor por el balonmano que tal y como nos cuenta tuvo un gran mentor: “Actualmente sigo asiduamente la EHF Champions League. La Liga Asobal y el resto de competiciones nacionales han perdido interés. Sigo más la actuación del Bordils en Divisón de Honor Plata, su entrenador hasta esta temporada, Pau Campos, fue profesor mío en el instituto de Palafrugell y guardo un gran recuerdo.

Aprovecho esta entrevista para desearle suerte en su nueva aventura en Rumanía. Era muy seguidor del BM Ciudad Real, creo que su constelación de estrellas era difícil que no atrajera la atención de los aficionados a este deporte. En esta última Final 4 apoyé al Vardar macedonio, me alegré mucho de su victoria. También sigo las actuaciones del equipo de mi pueblo, siempre que puedo intento pasarme por el Garbí Arena, aunque ya hace varios meses que no voy a ver un partido.”


El joven Víctor del Río disputando un torneo amistoso en Palafrugell


De su periplo balonmanero ya conocemos el lugar , Garbí de Palafrugell, y uno de sus mentores, Pau Campos, así que le preguntamos por la historia al completo de sus inicios en el 40 por 20: “Empecé a jugar a balonmano gracias a un compañero de instituto, Jaume Mató, el cual me invitó a formar parte de su equipo en un torneo nocturno que organizaba el equipo de Palafrugell, el Garbí. Me gustó la experiencia y él y algunos de mis compañeros de colegio me siguieron intentando convencer de que lo probara. Mi madre cuando estaba estudiando en la universidad de Valencia jugó al balonmano a un nivel bastante alto y tuvo que dejarlo al volver a Cataluña, así que a mis padres no costó demasiado convencerles.

Empecé a entrenar balonmano dos días semanales, sumándole 3-4 más de atletismo, algunos días entrenaba primero atletismo y posteriormente iba a entrenar balonmano, al ser tan joven tenía energía de sobra para compaginar las dos cosas. Después de jugar durante temporada y media, fui convocado por la selección catalana cadete de atletismo en la prueba de triple salto, esa temporada lo había pasado bastante mal, ya que al sumar bastantes entrenamientos de impactos (triple salto y balonmano) mi espalda se resintió y estuve bastante tiempo sin poder practicar ninguna de las dos disciplinas, así que la convocatoria fue una noticia que me hizo muy feliz.

Al término de esa temporada, mis padres que son mis mejores consejeros, me dijeron que debía escoger uno de los dos deportes, así podría centrarme más en él, mejorar y evitar lesiones. Yo disfrutaba mucho jugando a balonmano, pero vi un futuro más prometedor en el atletismo, así que me decidí por él, ¡espero no haberme equivocado!”

Una andadura corta e intensa en el balonmano que le dejó mella. Cuando Vic dice esperar no haberse equivocado al escoger el atletismo antes que el balonmano parece ser  que sí eligió bien. Militando en la Associació Atlética Palamós ha ganado su tercer título de Campeón de Cataluña de triple salto en categoría promesa con una marca de 15’22m. Él mismo nos explica como ha vivido este triplete: “Creo que este último ha sido el más especial, ganar por tercera vez el campeonato de Cataluña promesa (sub-23) era un objetivo principal de la temporada, también quería hacer una buena marca, ganar suponía estar casi al 100% seleccionado para ir al campeonato de España por Federaciones Autonómicas con Cataluña.

La temporada de pista cubierta había sido dura, tuve una lesión justo antes de que empezarán las competiciones y no pude demostrar todo lo que había entrenado des de septiembre así que poder hacerlo bien en verano era importante para mí. También destaco la competencia ya que las dos últimas ocasiones fui el único participante en sobrepasar los 15 metros, en ésta última el segundo clasificado se quedó tan solo a 3 centímetros de mi marca, estuvo muy apretado y hubo emoción hasta el último intento, la victoria así siempre sabe mejor“.


Víctor del Río (1º), Darío Sirarol Jiménez (2º) y Ferran Urquia Sanz (3º)

Víctor del Río (1º), Darío Sirarol Jiménez (2º) y Ferran Urquia Sanz (3º)


Víctor destaca como principal objetivo de la temporada el campeonato de España promesa, dónde consiguió el bronce hace dos años y la plata el año pasado. Volviendo al balonmano, Del Río nos habla con nostalgia de aquellos tiempos dónde combinaba ambas disciplinas: “Me inicié como extremo, aunque el entrenador, Xevi Puig, me fue probando de lateral, central e incluso de pivote. La posición de extremo podía irme bien, era de los más rápidos del equipo y tenía una buena capacidad de salto, era una posición que tampoco exigía deshacerse de un contrario, sino más de esperar el momento oportuno de lanzar (jugada o contraataque), tampoco era muy comprometida defensivamente.

En Palafrugell, donde recibí un trato ejemplar y viví un gran ambiente en los partidos y entrenamiento, me acogieron muy bien y guardo un gran recuerdo de mis compañeros, así como de los trabajadores del club. El aspecto del juego que más me gustaba eran los momentos de ida y vuelta en los que, como dirían algunos, el partido estaba roto, me sentía bastante más cómodo que en un partido tranquilo, supongo que porque no me daba tanto tiempo a pensar, una acción que en ocasiones me perjudica más que beneficia en el deporte, incluso en la actualidad.

Echo mucho de menos el equipo, me encontré con un grupo de gente magnífico, éramos todos amigos y solíamos quedar mucho. Destaco que si alguno tenía un mal partido se le arropaba y se le quitaba bastante la carga, algo que si extraño en un deporte individual como el atletismo“. En este último punto hace especial hincapié: “En el balonmano me sentía arropado si tenia un mal partido por el resto del equipo. Aquí tengo el apoyo incondicional de mi familia, pareja, entrenador y compañeros, pero el que compite en el foso soy yo solo, nadie saltará por mí, así que tienes que habituarte a saber resolver los obstáculos que pueden aparecer”.

Al término de la entrevista, no podemos evitar preguntarle al Vic estudiante de periodismo sobre la situación de deportes como el balonmano y el atletismo en los medios, y su respuesta es tan crítica como tajante: “Creo que es imposible cambiar a los medios, ya han cogido sus rutinas y el target que les interesa, que es el mayoritario en este país. Creo que en otros países como Francia se recibe un trato con mucho más respeto, apreciando el sacrificio y valorando estos deportes, creo que así lo ven reflejado los deportistas en su vida y también en sus salarios. Los medios españoles deberían aprender de otras culturas, pero como ya he dicho creo que es una misión bastante imposible actualmente”.

Muchas gracias a Víctor del Río por prestarse a responder nuestras preguntas. Desde Valonmano Con V le deseamos lo mejor en el mundo del atletismo y le recordamos que siempre tendrá un lugar en nuestro querido deporte.



 

Jimmy Martín
Sobre el Autor

Aficionado al deporte, a la escritura, a la lectura, y al humor. Vivo el balonmano como aficionado, periodista, entrenador y portero. Me defino como resiliente y heurístico.

Artículos Relacionados

La mejor manera de comenzar la temporada es haber hecho una buena pretemporada. Hacer entrenos...

Fotografías: Amparo García Durante la tarde de ayer tuvo lugar en el Espacio CREA del Centro...

La sección de balonmano está de estreno. Durante más de un mes, y por primera vez, un equipo de...

Deja una Respuesta