Llegar en metro a Dos Hermanas y sentir inevitablemente una sensación de familiaridad. El Balonmano Montequinto se ha convertido en los últimos años en un importante activo para la vida del humilde barrio de Dos Hermanas. Por eso la familiaridad, imposible no sentirse como en casa para alguien crecido en un equipo de barrio. Se cumplen todos los requisitos: una escuela que aporta las jugadoras y jugadores, gente del lugar comprometida, generaciones que han crecido con el club y vecinos que no dudan ni un momento cuando se les pregunta como llegar desde la parada de metro hasta el pabellón.

El coordinador del club Jose Antonio nos cuenta la historia del club: “Empezamos en el 93′ siendo el equipo de los Escolapios -la escuela hasta hace unos años asociada directamente al club, aunque siguen manteniendo un vínculo importantísimo- y hace unos diez años nos abrimos a todo el barrio, y la respuesta fue fenomenal”.


La grada de Montequinto totalmente llena. Fuente: http://bmmontequinto.es/web/galerias/


Montequinto es un club totalmente autosuficiente, Iván López, el entrenador del equipo masculino de Primera Estatal nos cuenta como el 90% de los jugadores y jugadoras del club sonde la casa“. No solo jugadores/as: “Yo mismo crecí en Escolapios y he pasado por todas las categorías inferiores, como toda la plantilla del primer equipo. Del mismo modo casi todos los entrenadores de todas las categorías son jugadores o exjugadores. Además desde hace 3 años la junta directiva la llevan un equipo de 11 padres y madres del club“.

En este punto Jose Antonio se detiene para hace especial hincapié en este aspecto y la tremenda labor que están realizando de forma desinteresada. “Sin duda tienen una gran responsabilidad en los éxitos que estamos consiguiendo” afirma el coordinador.

Una de las consecuencias de haber conseguido un modelo que forma a sus jugadores, y sobre todo a sus personas, es el compromiso y el amor por el club. Javi Martínez, el joven capitán del primer equipo masculino, no puede evitar dibujar una sonrisa cuando recuerda como “siendo cadete cada viernes me quedaba a ver al primer equipo. Para nosotros eran ídolos. Ahora somos nosotros esos jugadores y nos sentimos muy orgullosos de ello”.


El Juvenil femenino de Montequinto en un partido ante el CD Urci Almería. Fuente: @BMMontequinto


Un proyecto que sigue creciendo desde el femenino

El Montequinto a día de hoy tiene un total de 17 equipos en diferentes categorías. Su sección femenina está cosechando muy buenos resultados en las categorías inferiores, aunque de momento carece de un equipo sénior. “Eso es porque todavía no tenemos jugadoras en edad de sénior. Si hay un equipo juvenil pero preferimos no quemar etapas. Es parte de nuestra filosofía, hacer las cosas despacio y bien hechas. Preferimos ir lentos para asegurar llegar al objetivo”.

Uno de los nombres culpables de este salto de calidad en las jugadoras es Ani Dominguez, la entrenadora que se incorporó hace 6 años al club para dar ese empuje a la sección femenina. Los éxitos en las categorías base están siendo tales que integrantes del club reconocen sin problema que “No me sorprendería que las chicas en unos años lleguen a estar incluso más arriba que los chicos”.Un modelo autosuficiente y con resultados

Juventud a raudales. Serradilla, el gran ejemplo

La temporada ha empezado bastante bien para el joven combinado del Balonmano Montequinto. Situándose en la zona alta de la clasificación aunque Iván López reconoce que aún son un equipo algo irregular, seguramente fruto de su juventud. Aunque esa juventud -representada por un Javi Martínez que es capitán con tan solo 21 años- no está ni mucho menos exenta de calidad. Un nombre propio destaca por encima del resto en la comunidad internacional, el de Antonio Serradilla.

El canterano ha recibido elogios de Alberto Suárez, seleccionador de los Hispanos Juveniles, que le sitúan como un referente de la élite en un futuro no tan lejano. Jose Antonio apunta que “pese a ser un chico que tendría motivos para creerse especial e ir de sobrado, sigue viniendo a entrenar cada día con la misma motivación y humildad“. Su compañero de equipo Toni Sánchez lo suscribe y añade “esa es una de las claves de nuestro equipo. Nadie se cree más que nadie.”

Un gran grupo de amigos

El mismo Toni nos desvela otro de los secretos del equipo “al final somos todos un grupo de amigos. Hemos crecido juntos en la escuela o en el barrio y eso se nota en la pista, cuando un juvenil sube no hay que explicarle demasiado porque todos hablamos el mismo idioma. Además la respuesta y apoyo de los vecinos es increíble. Hay gente que se acerca al pabellón en los días de partido sin haber jugado a balonmano nunca en su vida. Años atrás no había tanta respuesta”. Sin duda, la respuesta del barrio ha sido proporcional al buen trabajo hecho por parte de la entidad.


Fuente: http://bmmontequinto.es/web/galerias/


Un proyecto pensado por parte de gente como Jose Antonio (que además del coordinador del club es profesor en los Escolapios) con unos valores muy claros: “la prioridad siempre es el grupo en todas las categorías y en las edades formativas termina siendo más importante para nosotros la formación como personas que la estrictamente deportiva”. Una filosofía de juego muy clara, como nos indica Iván “no somos muy altos así que tenemos que correr y ponerle más intensidad que nadie. En dos años hemos mejorado y creo que aun tenemos mucho margen. Prueba de ello es que el año pasado fue la temporada con más puntos conseguidos en la historia del club”.

El balonmano a fuego lento

Trabajo bien hecho y paciencia. Estos dos ingredientes sumados a la calidad humana de su gente son las claves del éxito de Montequinto. Jose Antonio confiesa sin poder evitar un brillo en sus ojos que “ver los resultados, como hemos crecido y reconocimientos como el de mejor cantera de España que nos otorgó vuestra página nos indican que vamos por el camino correcto y nos da fuerzas para seguir adelante”.

Esta es la historia de un equipo que empezó en una escuela y que hoy en día es un pilar fundamental de la vida del barrio y del balonmano sevillano. Muchas felicidades por el trabajo bien hecho desde Valonmano con V y gracias por dejarnos conocer vuestra bonita historia y contarla. Larga vida a los clubes como Montequinto que tanto le dan a nuestro querido deporte.



 

Jimmy Martín
Sobre el Autor

Aficionado al deporte, a la escritura, a la lectura, y al humor. Vivo el balonmano como aficionado, periodista, entrenador y portero. Me defino como resiliente y heurístico.

Artículos Relacionados

Todos los ingredientes sobre la mesa. Los dos mejores equipos del grupo D de la 1a Estatal se...

En Valonmano con V nos encantan las historias de la gente que es inconformista con nuestro mundo....

La aventura germana de las ‘Guerreras’ en Trier alcanzaba hoy su segunda parada: Paraguay. El Arena...

Deja una Respuesta