La de hoy es una historia familiar. Una historia de éxitos en familia a la vez que una familia de éxitos. Hablamos del apellido Rubiño, saga que empezó con los tres hermanos Oscar, Armand y David y que sigue con los hijos de Armand: Mikel y Álex. Álex ha ganado ese año la medalla de oro del Campeonato de España de Selecciones Autonómicas (CESA) celebrado en Galicia con la selección catalana, un hito que anteriormente ya habían conseguido su hermano, padre y tíos.

Cinco chicos, cinco medallas. Las tiras de ADN de la família Rubiño están formadas por guanina, adenina, timina, citosina, balonmano y mucho gen ganador. La primera generación, la del padre Armand y sus hermanos Oscar y David fue salida de una histórica cantera que ya conocemos en Valonmano con V, la escuela Voramar dónde estudiaron desde que tenían 4 años. Los tres pasaron del modesto equipo del barrio de Poblenou a las categorías inferiores del Barça, donde seguirían jugando hasta llegar al primer equipo. Armand recuerda aquellos años en Voramar: “teníamos a nuestros propios referentes en la escuela, que al final eran otros chicos más mayores que nosotros que nos hacían de entrenadores como Rafa García o Xuxum“.



Oscar Rubiño conseguiría como profesional alzarse como campeón de Europa, ganar dos ligas Asobal y una Supercopa Asobal. Pasó por otros equipos como Ademar, Octavio y GranollersArmand Rubiño también tendría una exitosa carrera como jugador ganando siendo campeón de Europa y de la liga Asobal con el histórico Bidasoa de medianos de los 90′. También levantó títulos como la Copa del Rey, la Copa Asobal y la Recopa de Europa.

Que los hijos de Armand tengan esta genética balonmanística no es solo cosa de la mitad genética correspondiente al padre. Su madre, Mª Ángeles Fernández, fue la creadora del programa de tecnificación en su etapa trabajando en la Federació Catalana d’Handbol y exjugadora del Castelldefels y el Sarrià de Barcelona entre otros. Cuando Armand y Mª Ángeles regresaron de Irún, ambos fundaron el club Handbol Salou, dónde Álex daría sus primeros pasos como jugador.



Una doble generación muy exitosa

Como hemos dicho, la primera generación de los Rubiño ya se alzó en su momento, a finales de los 80′ y principios de los 90′ con la medalla de oro de aquellos primeros campeonatos de España de categoría juvenil. Nombre propios ilustres como Ricardo Marín, Enric Masip o Xavi Pascual fueron sus compañeros de equipo. El año pasado Mikel Rubiño, actual jugador de segundo equipo del Fútbol Club Barcelona tras haberse formado también en las categorías inferiores de La Roca, hizo lo mismo en el CESA de Blanes. Álex Rubiño, jugador del juvenil del Handbol Sant Cugat hizo lo propio este año, consiguiendo una de las cinco medallas de oro que las selecciones catalanas cosecharon en el CESA de Galicia.

Sin duda podemos constatar esta curiosa y estrecha relación entre las medallas de oro en los CESA y el apellido Rubiño. Así que ya sabe, si quiere usted ser campeón de España, apellídese Rubiño.




 

Jimmy Martín
Sobre el Autor

Aficionado al deporte, a la escritura, a la lectura, y al humor. Vivo el balonmano como aficionado, periodista, entrenador y portero. Me defino como resiliente y heurístico.

Artículos Relacionados

Pasada ya la resaca de la flamante medalla de oro de los Hispanos en el Europeo de Croacia, toca...

Hace una semana las jugadoras y los jugadores del Club Balonmano Móstoles llegaban al pabellón...

Hand Porters, tras varios meses consolidándose como la gran oferta de formación para porteros y...

Deja una Respuesta