Cada vez falta menos para que lleguen las esperadas vacaciones de semana santa. Ese oasis entre navidad y verano ideal para desconectar de la rutina y tomarse unos días de calma. El plan de relajarse siempre está bien, pero también es mejorable. La calma de la provincia con menos habitantes por kilómetro cuadrado de España alterada por el fervor de más de 400 jugadoras y jugadores que ponen rumbo a Ágreda para invertir sus vacaciones en o que más les gusta: jugar a balonmano.

La diversión se divide entre los pabellones de Ólvega, Tarazona y la pista del pabellón Fermín Cacho de Ágreda, por lo que en esos días uno envidia mucho la capacidad de bilocación que se cuenta de una de las mayores místicas de la historia de España, Sor María Jesús de Ágreda, para poder estar en más de un lugar a la vez disfrutando de balonmano.

Empezar la semana siendo recibido por el Palacio de los Castejones, una recepción a la altura del evento. Una solemnidad conservada a la perfección desde el mismo siglo XVII que da paso a lo que más nos gusta, la acción sobre la pista. Sobre la azul pista del pabellón los equipos invocan la fiereza en defensa que siglos atrás numantinos defendieron esas mismas tierras. Los ataques se dejan llevar por la creatividad y la soltura que tanto suelen abundar en los torneos festivos. Sabemos que festivo no es sinónimo de fiesta en su mal sentido pues los equipos se entregan al máximo en la pista, pero si es sinónimo de festival de buen juego.



Como ya se anunció en su momento, este año los partidos y la magia también se podrán disfrutar desde la distancia con el streaming a través del canal oficial de Youtube de Valonmano con V, comentado los partidos, compartiendo todas las intrahistorias a través de las redes sociales, con entrevistas en directo y mucho más.

Está en marcha la cuenta atrás. Hace semanas que las inscripciones están abiertas y son varios los clubs de alrededor de toda la península que ya han pedido y confirmado su asistencia. Jugadores y jugadoras ya se han marcado las fechas en el calendario, aunque también familiares y acompañantes. Porque esa es la otra cara bonita de los encuentros así. Pasear por el Parque de la Dehesa y coincidir con gente de otros clubs y lugares, compartir terraza con otros familiares que también acompañan a hijos e hijas que juegan en el torneo. Todo esto siempre con la pasión por el balonmano como denominador común. Tic tac, tic tac. Cada vez queda menos. Tic tac, tic tac. Cada vez tenemos más ganas.



 

Jimmy Martín
Sobre el Autor

Aficionado al deporte, a la escritura, a la lectura, y al humor. Vivo el balonmano como aficionado, periodista, entrenador y portero. Me defino como resiliente y heurístico.

Artículos Relacionados

Estamos con Nekane Terés, una joven deportista de Andosilla. Tiene 26 años. Ha estudiado...

Mundo Torneos y Valonmano Con V co-organizan un nuevo torneo de pretemporada llamado Pre-Season...

El partido reunirá por primera vez una selección de categoría sénior de Castilla y León, con...

Deja una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.