Nora Mork, Nerea Pena, Amandine Leynaud, Isabelle Gullden… y muchas otras más. Todas las estrellas del balonmano femenino mundial reunidas es un mismo lugar para luchar por uno de los títulos más importantes de todo deporte, el campeonato mundial.

Este mes de diciembre se ha celebrado la vigesimotercera edición del Campeonato del Mundo de Balonmano en Alemania y yo, Andoni Hernández, he podido ser uno de los privilegiados en poder presenciar parte de este espectáculo en directo.

Todo comenzó cuando a principios de año me comunicaron que me daban una plaza para el programa Erasmus+ en Bydogszcz (Polonia). En aquel momento, mi cabeza comenzó a imaginarse todas las cosas que podría hacer durante los cinco meses que estaría en tierras polacas: conocer a muchísima gente, viajar y descubrir nuevos lugares… Pero, una vez realizado el sorteo y definidas las sedes para cada selección, la idea de ir al mundial se esfumó ya que, Trier, la ciudad en la que las Guerreras disputaron la fase de grupos estaba muy lejos y no me sería difícil el acceder hasta allí.



Aunque había dado por perdida la oportunidad de ver un mundial en vivo decidí ponerme a mirar precios de las entradas por pura curiosidad; curiosidad que acabó con la compra de entradas y reserva de un viaje en dirección a Alemania.

Al final el día llegó y solo, sin conocer la ciudad ni a nadie, llegué a Leipzig, ciudad donde se disputaron algunos octavos de final y la Copa Presidente. Cuando entré al Arena Leipzig la sensación que recorrió mi cuerpo fue increíble, ¡no podía creer que fuese a vivir un campeonato del mundo en directo! Sensación que no abandonó mi cuerpo hasta abandonar aquella ciudad.

El espectáculo comenzó desde la mañana con partidos de la Copa Presidente pero sin duda, lo mejor vino por la tarde. Francia-Hungría y Suecia-Eslovenia. Allison Pineau, Anita Görbicz, Sabina Jacobsen, Ana Gros… Toda una reunión de estrellas desplegando un gran juego ante mis ojos. Esas jugadoras que ves por la tele o el ordenador cada fin de semana y que, sin terminar de creértelo, están jugando delante tuyo.



Pero bueno, sin duda lo mejor vino el segundo y último día de estancia en Leipzig. Para empezar bien el día, un gran partido entre Polonia y Brasil en la lucha por alzarse con la Copa Presidente con jugadoras de la talla de Karolina Kudlacz-Gloc o Eduarda Amorim. Para seguir con el espectáculo, un autentico partidazo que se decidió a falta de tres segundos entre la República Checa y Rumanía pudiendo ver en directo a una de las mejores jugadoras del mundo actualmente, una jugadora de esas que siempre es un placer el ver jugar: ¡la gran Cristina Neagu!

Para acabar mi estancia en Leipzig, sin duda el que para mí era el plato fuerte de los octavos de final, el España-Noruega. La selección de jugadoras que siempre he admirado y que siempre he seguido ante una de las mejores, por no decir la mejor, selección de la historia del balonmano femenino. Como me encontraba solo, me acerqué a otros aficionados españoles para poder ver el partido y animar a nuestra selección todo juntos. El nerviosismo previo al partido se notaba en el ambiente y la sensación de ver entrar a las jugadoras, la presentación, el momento del himno… creo que es algo que jamás podré olvidar. Con una genial Katrine Lunde y una Nora Mork imparable, las Guerreras cayeron eliminadas del campeonato pero aún así, yo no podía evitar el estar eufórico por todo aquello que había vivido durante esos dos días.

El adiós a un gran Mundial

A la mañana siguiente llegó el momento de hacer la maleta y abandonar Alemania para volver a tierras polacas pero, aunque fue un momento un tanto amargo, es imposible el no emocionarme y disfrutar recordando lo vivido esos dos días. Sin duda me llevo muchas cosas de mi estancia en Alemania: algún que otro recuerdo comprado, el haber podido conocer en persona y sacarme fotos con grandes personas dentro del mundo del balonmano… pero sin duda, lo que jamás olvidaré y siempre irán conmigo serán esas vivencias y sensaciones que me llevo. Ha sido mi primer gran campeonato a nivel internacional pero espero y deseo que no haya sido el último.




Andoni Hernández
Sobre el Autor

Estudiante de Biotecnologia. A mi si que me interesa el balonmano femenino. Entrevistas, reportajes y artículos con una visión diferente. De Elgoibar, País Vasco.

Artículos Relacionados

Las redes sociales se han hecho eco de la imagen de Irina Pop, la lateral de la Associació...

La Women’s EHF Champions League lleva años practicamente secuestrada por el Gyóri Audi ETO KC, y...

Después de las vacaciones de verano y de un duro e intenso mes de agosto de pretemporada, por fin...

Deja una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.