60 años ininterrumpidos dedicados a la su gran pasión: el balonmano en Sant Just Desvern. 6 décadas de fidelidad a un color, el amarillo. 12 lustros ostentando todos los cargos del club: fundador, delegado o presidente. Historia viva del balonmano y del deporte en Sant Just Desvern, en Cataluña y en España. Él es Jordi Molinos.

El sábado se celebró en el Pabellón de la Bonaigua de Sant Just Desvern (Barcelona) un más que merecido homenaje a Jordi Molinos por una trayectoria difícilmente repetible en el mundo del deporte. Según confirma la Federació Catalana d’Handbol y la Real Federación Española de Balonmano su caso es singular: es la única persona que se ha dejado cuerpo y alma en la misma institución deportiva durante seis décadas consecutivas.


3 generaciones de la familia Molinos rodeando al homenajeado (hija, nieta y sobrina).


El acto contó con la presencia del alcalde de Sant Just Desvern, Josep Perpinyà i Palau; de la vice-presidenta de la Federació Catalana de Handbol, Lydia Pena; y de centenares de amigos/compañeros que poblaron las graderías del pabellón. El homenaje comenzó con un partido entre el actual equipo del CH Sant Just, que milita en la Tercera Catalana, frente a un conjunto de exjugadores del club.

A continuación las viejas glorias saltaron al 40×20 para revivir antiguas sensaciones. Los jugadores que formaron parte de la entidad en los años 60, 70, 80 ó 90 no quisieron perderse la oportunidad de estar al lado de Molinos, como se le conoce cariñosamente, en un día tan señalado.


Jordi Molinos rodeado de algunos asistentes a su homenaje.


Tras finalizar los partidos llegó el momento más emotivo de la jornada, donde se le entregó, a Jordi Molinos, una placa de reconocimiento por toda una vida dedicada al CH Sant Just y, como la gran figura que es, se procedió a retirar su camiseta. En las diferentes intervenciones se destacaron los aspectos conocidos por todos: su liderazgo, fidelidad y dedicación. Además de revelarse innumerables anécdotas debido a su larga trayectoria, se ha conocido que tuvo una contribución decisiva en la práctica del deporte en Sant Just Desvern, al promover la construcción de la primera pista para la práctica deportiva en el municipio.

“Me habéis engañado como a un bobo”

Jordi Molinos declaró “Me habéis engañado como a un bobo. ¡Todo esto se ha hecho a mis espaldas! Hablando con seriedad, 60 años parecen muchos, pero a mí se me han pasado volando. Durante estos sesenta años he visto de todo, pero me quedo con el hecho de que por el club han pasado miles de personas, que se han convertido en miles de amigos. ¡Gracias de corazón!”.


Jordi Molinos con el alcalde de Sant Just Desvern (Josep Perpinyà i Palau), la vice-presidenta de la Federació Catalana de Handbol (Lydia Pena) y José María Luz (vice-presidente del Club).



 

Xavi Vegas
Sobre el Autor

Periodista. Con ganas de contar historias. Todo aquello que no trasciende no deja de ser interesante, tan solo se le tiene que dar el punto de vista adecuado.

Artículos Relacionados

Suena el silbato, el árbitro señala el final del partido y el balón cae al suelo. Los jugadores...

Tal día como hoy, hace tres años, la vida se llevaba a un ejemplo de superación y alegría para...

Tal y como adelantamos, hoy 23 de Abril damos a conocer las ganadoras del II Certamen literario...

Deja una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.