Cristian Rosell es uno de esos hombre de puro balonmano. Cogiéndose vacaciones para poder acudir a diferentes torneos y sacando cualquier segundo para dedicarle a sus jugadores/as del Maristas de Zaragoza. Esa gente que – de manera desinteresada – se implica y el balonmano pasa a ser indispensable en su día a día. Hará 3 años ya, junto a varios amigos, decidieron impulsar un proyecto que pretendía cambiar por completo el concepto de torneo de balonmano veraniego.

Con el propio Cristian y haciendo equipo con Julio Rodríguez (ex jugador de ASOBAL), Juan Camaño (delegado de los Hispanos), Javier Bailo, César Mercadal y Nacho Arias completan la escuadra de la organización de la Zaragoza CUP que este año cumplirá su quinta edición. A modo de resumen, esto es la Zaragoza CUP 2019:

Se disputa en las categorías; alevín, infantil, cadete, juvenil y benjamín tanto masculino como femenino. La competición se lleva a cabo simultáneamente en varios pabellones de la ciudad, siendo el CN Helios el centro neurálgico de la Zaragoza Cup. El año pasado hasta Zaragoza se desplazaron equipos de CantabriaCataluñaMadridEuskadiNavarraComunidad Valenciana y Castilla- La Mancha, y además, hay que sumar a todos los aragonesas participantes.



Valonmano Con V: ¿Cómo surgió la idea de organizar la Zaragoza Cup?

Cristian Rosell: Siempre que lo decimos parece que estamos haciendo una broma, pero es totalmente cierto: todo surgió una mañana tomando café con Julio y Juan. Los que dieron a luz la idea inicial lo hicieron porque pensaron que Zaragoza, una ciudad en la que no paran de crecer las licencias año tras año, se merecía un evento a la altura del balonmano de esta ciudad. Aquella mañana, tan normal como cualquier otra, fue el germen de todo.

Valonmano Con V: ¿Habéis tenido mucha ayuda por parte del Ayuntamiento o de instituciones públicas? 

Cristian Rosell: Es complicado hablar de todo aquello que lleva el apellido “público”. Hemos tenido el apoyo que los agentes implicados entendían se podía brindar a un evento de estas características. Nosotros somos realistas: ahora somos el torneo de equipos colectivos más grande de Aragón, pero no lo éramos hace dos años, con lo cual no estábamos tampoco en posición de exigir nada. Con el crecimiento del evento la cosa se empieza a mover más en los círculos políticos.

El mayor apoyo, sin duda, ha venido de la mano del Tranvía de Zaragoza, que está participado por el ayuntamiento de la ciudad, por ejemplo. Sin este apoyo, tenemos muy claro que no seríamos el torneo del que hoy tenemos el lujo de presumir.

Valonmano Con V: ¿Los equipos de Aragón se han volcado y os han echado una mano? 

Cristian Rosell: Sí, y estamos muy agradecidos a todos ellos. Porque cuando eres de Zaragoza lo que te apetece al terminar a temporada es coger la mochila y cambiar de aires para disfrutar de este tipo de torneos. Que hayan apostado por nosotros, por el torneo de su ciudad, renunciando a participaciones de tantos años en otros eventos nos llena mucho por dentro.



Valonmano Con V: Si pudieras hacer un pequeño balance de estas primeras ediciones, ¿cuál sería?

Cristian Rosell: El crecimiento ha sido espectacular. En la edición del 2018 casi tenemos que poner el cartel de completo, nos llegamos a ver a solo un paso de estar desbordados. Han sido cuatro ediciones de crecimiento sostenido y medido, pero de crecimiento. Y lo hemos hecho manteniendo lo que para nosotros son líneas rojas: calidad antes que cantidad, tratamiento personalizado para cada club y cuidar todos los detalles que están en nuestras manos. Este es el verdadero balance.  

Valonmano Con V: ¿Quiénes formáis la dirección de la Zaragoza Cup?

Cristian Rosell: En el equipo estamos Julio Rodríguez, ex jugador de ASOBAL; Juan Camaño, Javier Bailo, César Mercadal y Nacho Arias. Menos César, que lleva toda la parte de diseño y comunicación visual, todos tenemos un pasado y un presente en el balonmano aragonés o nacional. En el caso de Julio, a nadie hay que contarle su trayectoria. Cada uno manejamos una parcela -imagen, comunicación, comercial, financiera- pero trabajando todos en la misma dirección, claro.

Valonmano Con V: ¿Cómo reclutáis a los voluntarios?, ¿son todos de Zaragoza?

Cristian Rosell: Contamos cada año con una campaña de captación, que incluye inversión monetaria en redes sociales. Pero la gran suerte de este torneo es que hay una base creada de voluntarios que repiten año tras año. Esto es muy potente, porque estamos hablado de gente que, salvando las distancias, conoce cada detalle del torneo casi como si fuera de la dirección. De hecho, es esta base de voluntarios la que al final termina captando a las incorporaciones de cada año.



Valonmano Con V: ¿Cómo habéis conseguido ser uno de los torneos con más equipos en España en apenas 2 años?

Cristian Rosell: Pensamos que la clave de todo ha sido el concepto de calidad antes que cantidad, pero sobre todo el tratamiento personalizado a las necesidades de cada club. Una vez inscritos, con algunos clubes tenemos conversaciones de meses de cara a que la estancia en Zaragoza sea la que quieren: búsqueda del alojamiento adecuado, gestión de transportes si la necesitan, etc. Nos cuesta muchas horas, muchísimas, pero merece la pena.

Valonmano Con V: ¿En qué consiste vuestra ceremonia de inauguración?

Cristian Rosell: Desde un primer momento nos hemos alejado del concepto de ceremonia de inauguración tradicional. No tenemos reparos en decir que no nos gustan, la verdad. En los últimos años hemos alcanzando un acuerdo con una empresa de espectáculos con la que celebramos una fiesta de bienvenida al uso: mucha música y mucho baile. Es la primera toma de contacto con el torneo y pensamos que gusta.



Valonmano Con V: ¿Tienes alguna sorpresa para develarnos de esta Zaragoza Cup 2019? 

Cristian Rosell: Aunque suene a gran tópico, la verdad que todavía no tenemos nada concreto pensado. Nos rondan cosas en la cabeza, pero una vez que termina el torneo nos tomamos julio y agosto como meses valle para descansar, porque a partir de septiembre (hasta julio que terminamos) es un trabajo muy intenso. Estos dos meses solo hacemos trabajo comercial para los equipos extranjeros, que a diferencia de los españoles cierran su participación en estas citas con muchos meses de antelación.

Por daros algún detalle algo más jugoso, tenemos ya muchas ideas para dar un vuelvo a la fiesta del torneo y que sea todavía más espectacular. Le iremos dando forma.

Valonmano Con V: Si alguien estuviera dudando en si acudir o no a la Zaragoza Cup 2019… ¿qué le dirías para convencerla?

Cristian Rosell: Si alguien quiere ir de torneo veraniego, lo importante es que vayan. Al que quieran, pero que vayan, porque es una experiencia impagable. Partiendo de esa base, aquellos clubes que busquen salir un poco de lo habitual en estos torneos, que busquen la combinación perfecta entre balonmano y fiesta, y partidos siempre en pabellón cubierto, entonces les diremos que en Zaragoza tienen la respuesta a todo esto.




 

Xavi Vegas
Sobre el Autor

Periodista. Con ganas de contar historias. Todo aquello que no trasciende no deja de ser interesante, tan solo se le tiene que dar el punto de vista adecuado.

Artículos Relacionados

¿Qué son los We Share Handball Talks? Un espacio donde se invita a compartir, dialogar y...

La familia del balonmano incorpora a un nuevo socio: la empresa catalana especializada en...

En el olvido o para siempre. Así de dichosa resulta la dicotomía que se establece sobre el...

Deja una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.