El balón como instrumento de retentiva y el cuarenta por veinte del CEM La Verneda como proscenio para honrar a una de las más destacadas y entregadas figuras del balonmano catalán: Lluís Sendra Romeu. A lo largo del próximo domingo, Handbol Sant Martí Adrianenc – club al que acompañó la mayor parte de su vida – celebrará la primera edición del ‘Memorial Lluís Sendra’ en la categoría ‘máster’ junto al CH Sant Fost, el CH Sant Andreu y jugadores remanentes del antiguo Júpiter.

Con el compromiso y la nobleza como principales estandartes, el popularmente conocido como ‘Avi Sendra’ empezó su andadura deportiva en campos de fútbol, especialmente implicado con las secciones deportivas del antiguo colegio Sant Pancraç de Barcelona, en el barrio de la Sagrera. Su pasión por el balonmano surgió de su hijo Lluís, que a temprana edad empezó a jugar en el equipo de la escuela, dónde su padre empezó a ejercer como delegado. Fue a partir de entonces cuándo se empezaron a estrechar los lazos entre el apellido Sendra y nuestro deporte.



Las huellas de una labor inestimable

Años después de su iniciación sobre el terreno de juego, Lluís (hijo) decidió emigrar a otro club de la Ciudad Condal, la sección de balonmano – desaparecida – del entonces conocido como Club Deportivo Júpiter. Acompañado – nuevamente – por su padre en la labor de delegado, los Sendra dejaron huella en la organización polideportiva barcelonesa. Con la tendencia a la baja de la sección dentro del club, Lluís Sendra (padre) tomó la decisión de fundar un club en el corazón del distrito de Poblenou: el Handbol Juràssic. La entidad recién nacida navegó durante varios años por las categorías del balonmano catalán, e incluso llegó a crear una sección de baloncesto que, a día de hoy, se mantiene en activo bajo el mismo nombre.

Una familia ligada al balonmano

Su nieto fue el tercero en la línea de los Sendra en vincularse con el balonmano. Tras los pasos de su padre y bajo la atenta mirada y atención de su abuelo, Albert dio sus primeros pasos en el colegio Voramar de Barcelona. Llegado a la categoría infantil, saltó de la escuela a la base del Sant Martí Adrianenc, dónde recordando tiempos pasados, Lluís Sendra (padre) retomó el cargo de delegado del equipo de su nieto, así como del de su hijo, quién volvió a jugar en el equipo máster del club. A lo largo de esos años se convirtió en una de las figuras de la entidad, siendo un habitual en las gradas y conocido por la amplia mayoría del club.



Reconocido por su dedicación por la FCH

Su compromiso con el balonmano le llevó a recibir hasta dos distinciones en la gala de la Federación Catalana de Balonmano del 2016. El premio a “fidelidad del balonmano” así como la Insignia de Oro de la misma FCH, un reconocimiento para el ‘Avi Sendra’ tras una trayectoria muy larga acompañado, ayudando, apoyando y sirviendo al balonmano catalán.

Por ello, os animamos este domingo 7 de octubre a dejaros ver por el CEM Verneda rindiendo homenaje al gran Lluis Sendra Romeu en el I Memorial que lleva su nombre entre el CH Sant Andreu, CH Sant Fost y una selección de exjugadores del ya extinto Jupiter.



 

Sergi Laliga
Sobre el Autor

Estudiante de Periodismo en la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona. Amante y jugador de balonmano en el Handbol Sant Vicenç.

Artículos Relacionados

Después de co-organizar durante 5 años el Trofeo Villa de Mislata y luego de la última...

Sientes mariposas en el estómago, esa sensación descrita entre enamorados fue lo que experimente...

¿Qué son los We Share Handball Talks? Un espacio donde se invita a compartir, dialogar y...

Deja una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.