Escrito por Mariann García ®


Su llanto no es de sufrimiento, cada lágrima revela la felicidad de haber logrado un sueño: ser campeón olímpico de balonmano de playa. A pesar de las dificultades en cada partido, cumplió la promesa de llevarle una medalla de oro a su amigo, quien desde un hospital en España y sobre una silla de ruedas se convirtió en su gran motivación.

“Hace un mes, tres ex compañeros de equipo tuvieron un accidente y dos murieron. Uno quedó en silla de ruedas y esta medalla es por él”, declaró Pau Ferré el sábado 13 de octubre, después de vencer 2-1 a Portugal en un encuentro que se definió en penales ante miles de espectadores que se acercaron a las canchas del Parque Sarmiento, en la ciudad de Buenos Aires.

Dedicado a Pau Navarro

Apenas se terminó la final de los Juegos Olímpicos de la Juventud, Ferré corrió a buscar la franela de su selección, en esta había escrito con tinta negra un mensaje dirigido a ellos. En el dorsal estaba el número 11, aunque él llevaba en su uniforme el 8. “Pau es mi amigo que está en silla de ruedas y él siempre usó el 11. Esto es para darle ánimo y que siga adelante”, respondió el atleta que hace un año se tituló campeón mundial juvenil en Isla Mauricio.


Foto: IHF


Una auténtica familia

El abrazo con sus compañeros no tardó en llegar, fueron muchos años trabajando por estar en Buenos Aires 2018, y además, se quedaron con el primer lugar. No somos un equipo, esto es una familia. Hay mucha unidad y todos aspirábamos a algo grande. Este oro es producto del esfuerzo”, afirmó el español que antes de viajar a tierras argentinas pasó a ver a su ex compañero para prometerle que regresaría con una presea dorada. ¡No lo defraudó!

Los dos últimos títulos de España hablan del crecimiento que ha tenido esta disciplina en el país europeo. No tienen tanto apoyo como otros deportes, pero creen que con estas actuaciones las personas podrán mostrar más interés. “Nuestro objetivo es que el balonmano de playa tenga más impacto y creo que este oro ayudará a que crezca”, reflexionó el juvenil con sus ojos llorosos, esos que dejaban ver la importancia de esta hazaña para un chico que, más allá de lo deportivo, solo pensaba en su amigo.


Escrito por Mariann García ®



 

Valonmano Con V
Sobre el Autor

Artículos Relacionados

Hablar de Francisco “Paco” Ordóñez Sánchez (Alcaudete, Jaén; 21 de abril de 1972) es hablar de...

Un Erasmus es una experiencia inolvidable. Una etapa de nuestras vidas en la que te conoces,...

En el olvido o para siempre. Así de dichosa resulta la dicotomía que se establece sobre el...

Deja una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.