Se suicidó. Cogió su arma de caza y se metió un tiro en la cabeza. La muerte de Novak Boskovic ha conmocionado al mundo del balonmano. El jugador, de 29 años, era internacional con Serbia y vivía en una pequeña localidad llamada Crvenka. Estaba casado y recientemente había sido padre de una niña.

El jugador inició su carrera en Crvenka y, más adelante, militó en diferentes clubes serbios como el Vrbas y el Priboj, en el húngaro Tatabanya, el rumano Dinamo de Bucarest o los israelíes Maccabi y Hapoel, donde jugó los últimos años. 

https://www.fanatik.ro

Su última participación con la selección de Serbia fue en el Campeonato de Europa de 2016, donde cayeron eliminados en la primera fase de grupos. 

Según la agencia rusa “Novosti”, la tragedia sucedió el domingo por la mañana en el patio de su casa, donde vivía con su esposa y su hija de seis meses. 

Trato de entender por qué lo ha hecho, pero no encuentro la razón. Tenía una bellísima familia, una carrera exitosa, estaba contento con la vida“, declaró en Novosti su madre Jela.

ZiuaNews
Xavi Vegas
Sobre el Autor

Periodista. Con ganas de contar historias. Todo aquello que no trasciende no deja de ser interesante, tan solo se le tiene que dar el punto de vista adecuado.

Artículos Relacionados

Hace ya un tiempo que la SEHA League se ha ergido como una de las mejores competiciones de...

Con tan solo 21 años, Micaela Casasola juega al handball desde los 11 y pertenece a la selección...

Los espectadores televisivos estamos acostumbrados a sufrir las estrategias de las cadenas para...

Deja una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.