No hay dudas que el handball argentino es un deporte en crecimiento, en los últimos años con la televisación del torneo metropolitano sumado al éxito de Los Gladiadores, La Garra y las Kamikazes han hecho que este deporte crezca a nivel nacional por toda Argetina.

Sin embargo, no podemos obviar las reacciones en las redes sociales de los jugadores argentinos tras el último Mundial. Donde todo el ambiente del país hablaba de lo orgullosos que estaban de sus jugadores que vienen de un país donde el balonmano es amateur y deben pagarse todo para jugar al deporte que aman.

Al ser una actividad totalmente amateur, el handball argentino cuenta con grandes faltas de infraestructura a nivel nacional y al no tener una liga federal es difícil tentar a grandes sponsors. La única Liga que se televisa de las 25 federadas que posee la CAH (Confederación Argentina de handball) es la de FEMEBAL, que integra equipos de Buenos Aires y Capital Federal.

Un país muy centralizado

Es decir, que todo se centra en la capital del país relegando a las demás provincias lo que hace una tarea complicada para jugadores del interior poder integrarse a las selecciones nacionales. Ya que deben pagarse pasajes, hospedaje y conseguir alguien que pueda bancar ese presupuesto es muy difícil.

A pesar de que todo se centraliza en Buenos Aires hay torneos Nacionales que se hacen cada un año que reúne a los mejores equipos de cada federación y ahí se ve el nivel de los equipos del interior. Generalmente, los torneos nacionales son ganados por equipos porteños al consultar por esta tendencia la mayoría indica que es por la falta de una liga fuerte en cada provincia, en cambio los equipos de Buenos Aires juegan siempre entre ellos y con jugadores de Selección lo que hace que el nivel suba.

Chino Simonet posando junto a dos trofeos

Por eso en los últimos años se puede ver siempre un argentino jugando en algún equipo de España o Europa, el caso que más llama la atención es el de Diego Simonet, MVP de la última Final 4 de la EHF Champios League, que al ganar el trofeo dijo «Nuestro deporte no es muy conocido en Argentina y
necesitamos mucho apoyo, espero que este trofeo individual sirva para
incentivar a muchos jóvenes”.

Los logros, motivos para creer

Sin lugar a dudas, el handball argentino es un bello milagro, porque sin tener una gran infraestructura, ni una liga competitiva a nivel nacional ha logrado cosas impresionantes como medallas olímpicas a nivel juvenil y clasificaciones históricas a Juegos Olímpicos de mayores.

Además, sus selecciones son respetadas y muy queridas por la audiencia, incluso el último mundial tuvo cobertura por dos canales de televisión algo impensado unos años atrás. El balonmano argentino va a los tumbos, pero va… Esperemos en un futuro poder contar de una liga nacional y profesional donde los jugadores solo deban concentrarse en jugar.

Luciana Mendoza en la selección Argentina
Luciana Mendoza en la selección Argentina
Nicolás Bavoleo
Sobre el Autor

Artículos Relacionados

Valonmano Con V:  Buenas Sol, estamos a punto de arrancar un nuevo curso deportivo y has...

El club suizo Pfadi Winterthur se proclama campeón de la EHF Mounthands tras vencer a los polacos...

Resumen de un verano con V: Mislata Handball Fest, Zaragoza Cup, y la participación de los equipos...

Deja una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.