Tal y como adelantamos, hoy 23 de Abril damos a conocer las ganadoras del III Certamen literario Valonmano Con V. En primer lugar queremos agradeceros la participación a todo el mundo que ha querido formar parte de esta tercera edición enviándonos su relato. Nos enorgullece ver como la iniciativa se consolida y la participación cada año supera al anterior.

Próximamente nos pondremos en contacto con las ganadoras para hacerles llegar los premios. Tras horas de deliberar, estos son los relatos ganadores:

Categoría Júnior

Ganadora: Olaya Rodríguez

Hace más de un mes que la jugada 1 rompió con todos los esquemas que estructuraban mi vida, y me rompió, sin permiso ni compasión.

Recuerdo el camino al hospital, lloraba tanto dentro del coche mientras llovía fuera que un tsunami de emociones arrasó con todo lo construído hasta ese momento esa noche.

Dolor, pena, frustración, miedo.

«No es nada» dijeron.

«Mentira» pensé.

Recordaba las molestias que había arrastrado y soportado durante toda la temporada y comparadas a las de ese momento eran una caricia; me pidió parar y la decidí ignorar. Cabezota, kamikaze, valiente o idiota, llámalo como quieras, porque no he tirado por la borda ni el esfuerzo, ni la ganas, ni la ilusión, aunque por momentos me inunden la tristeza, la rabia y la incertidumbre.

Ahora las visitas al médico tiñen los días de gris y sus palabras los vuelve definitivamente negros. Guardo bajo llave el día más oscuro de todos, las palabras rotura y operación y las lágrimas que no se atrevieron a salir, incrédulas e impasibles ante la peor de las noticias.

Cuando se la cuento a cada una de mis compañeras lo hago con una sonrisa, intentando reducir su porcentaje de preocupación y miedo. Suficiente tengo con el mío.

No quiero palabras de ánimo copia y pega de cada lesión que les haya tocado vivir de cerca, ni flores, ni palmadas en la espalda, por favor, regaladme sonrisas, contraataques o vaselinas, curas infalibles para el alma.

Porque mientras las veo jugar, siento que con cada balón que entra en la red lo hago yo también. Les cedo mi aliento del minuto uno al sesenta y la fuerza y pasión de quien lo vive desde la grada. Y mientras entrenan me gusta sentarme en la pista y sentirlas correr cerca de mi. Aunque nadie lo vea, yo también lo estoy haciendo.

Corro una carrera de fondo dentro de un túnel del cual no se cuando ni como saldré. Lo único que se es que, a pesar de todo, cuando lo haga, ellas van a estar ahí para poder decirles que sí, que marquen jugada otra vez, la 1 si quieren, porque la volvería a hacer.

Categoría sénior

Ganadora: Itziar Aldaburu. «El porqué«

Cierro los ojos e intento calmarme. Es una sensación que no se puede explicar. Unos sentimientos incontrolables que hacen que quiera escribir esto que me ha pasado en apenas unos años. Que lo que empecé sin leer la letra pequeña se ha convertido en algo necesario. Algo que necesito todos los días. Y me preguntan el porqué de ello.

Es difícil… Nunca encuentro una respuesta correcta, pero tampoco la busco ni la quiero encontrar. Simplemente es un juego. Un juego maravilloso. Y es impresionante lo mucho que puede atraer un juego que apenas necesitas nada. Un balón que vale oro, amigos y carácter.

Suficiente para que te metas en un lío. Y para cuando te has dado cuenta lo llevas en la sangre. Estás metido hasta dentro pero sabes que no quieres salir de ahí. Lo que corre por tus venas es adrenalina. Lo que sientes es inexplicable. Y lo que para algunos es un juego para otros es puro espectáculo. Pura magia. Y sí, esto es Balonmano. Un juego de locos con opción a sacar toda la locura que tienen dentro. Unos friquis complicando un juego simple y fácil. Buscándole la gracia constantemente y queriendo complicarlo cada vez más. Más y más, hasta que sea imposible de superarlo.

Y la historia es simple. El juego es bonito. Pero lo que le rodea se ha convertido para mi en un obstáculo para seguir adelante. Me lo quieren poner difícil y yo lo único que quiero es volar. Y para ello necesito entrenar. Entrenar a chavales y sentir su respuesta. Me doy cuenta que puedo transmitirles esto que siento yo y cuando consiguen hacer pura magia en
apenas 60 minutos… Sus caras me alegran. Me dan fuerza.

Pero es injusto empezar a volar con un ala rota. 4 años desde que empecé a entrenar equipos masculinos. A día de hoy siento que la gente no termina de acostumbrarse a ver una mujer entrenando hombres. Eso duele.

Duele que en un juego tan espectacular como este no te cruces con ninguna mujer. Duele que cuando asistas a una reunión todos sean hombres y que además te miren con cara extraña. Duele que no cuenten contigo los árbitros, que le den el saludo al otro en vez de a ti. Que te repitan lo valiente que eres.

Y duele tener que escuchar constantemente la misma pregunta de siempre.

¿Por qué hombres?

Les hago la misma pregunta a ellos. ¿Porqué hombres?

Valonmano Con V
Sobre el Autor

Artículos Relacionados

El club suizo Pfadi Winterthur se proclama campeón de la EHF Mounthands tras vencer a los polacos...

Resumen de un verano con V: Mislata Handball Fest, Zaragoza Cup, y la participación de los equipos...

El torneo Nacional de selecciones juveniles de Argetina se disputó bajo indignas condiciones por...

Deja una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.