Siempre se ha dicho que una imagen vale más que mil palabras, pero en este Campeonato de España Juvenil Masculino 2019 han sido las miradas las que han hablado. Ya desde el primer día pude contemplar su poder, cientos de ojos reflejaban la ilusión de poder estar entre los 8 mejores equipos de su categoría. Con la esperanza intacta y el brillo en la retina jugadores, entrenadores y familiares iniciaron su camino en la fase final.

Tocaba atisbar la fase de grupos. Los partido se iban disputando y sólo unos pocos eran capaces de seguir con la mirada del primer día. La desilusión y decepción se iban contagiando, reconociendo los ojos que se impregnaban de esas emociones.  Resultaba casi hipnótico como el contagio de jugadores y familias se hacía paralelamente según avanzaban los partidos y los resultados no eran lo esperados.

Granollers Campeonato de España Juvenil Masculino 2019
Foto: Emilio Duarte

Oteando el panorama se podía ver el equilibrio de la competición, como diría Thanos “Perfectamente equilibrado, como deberían ser todas las cosas”. Ya que a los ojos desilusionados con la realidad se les unía la simetría de miradas de esperanza al saber que el sueño seguía intacto.

Llegaban las semifinales. La ambición y las ganas seguían siendo las mismas para aquellos que miraban el horizonte y lo veían igual de esperanzador que al principio de su andadura. Y de repente llegó la mirada que terminé sintiendo mía, tras el final del derbi catalán, pude contemplar el poder del cariño en una simple una mirada.

https://twitter.com/ValonmanoConV/status/1124658331870793729

Ahí estaban, vencedor contra vencido, conviviendo como si la pelea dentro del campo nunca hubiese existido. En el bando perdedor tocaba sufrir la derrota encajada con lágrimas en los ojos. Como si de telequinesia se tratará alzé la vista y lo ví. Su madre que había asimilado casi involuntariamente la tristeza de su hijo para vivirla en carne propia. Seguramente no sentía la misma tristeza por el resultado como lo hacía su hijo, pero el sentimiento de pena era mayor en ella.

Se vislumbraba la final del Campeonato de España Juvenil Masculino 2019. La vista de los contendientes expresaba la ambición por llevarse el primer puesto. Las gradas se llenaron para presenciar y disfrutar del espectáculo que nos tenían preparado ambos equipos. Pero solo pudo llevárselo uno. Esta vez fue la felicidad de los alicantinos la que brilló en Málaga, pero fueron las miradas de todas las personas que estuvieron las que le dieron felicidad a nuestro balonmano.

Agustinos Campeonato de España Juvenil Masculino 2019
Albert Andrés
Sobre el Autor

Artículos Relacionados

Entrevista al exportero de Asobal Julio Rodríguez como organizador de la Zaragoza Cup realizada por...

El club suizo Pfadi Winterthur se proclama campeón de la EHF Mounthands tras vencer a los polacos...

El balonmano portugués experimenta uno de sus mayores momentos de crecimiento en la modalidad...

Deja una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.