«Vengo a trabajar y a enseñar otro tipo de conceptos»

Entrevista realizada por Jose Antonio Alhama Piqueres (JP) a Carlos Martín para Valonmano con V:

Carlos Martín Santos (Béjar, Salamanca, 1991) creció entre fábricas textiles abandonadas, pistas de esquí y edificios históricos, como el palacio de los Duques de Béjar, pero al joven Carlos lo que le motivaba era eso de la pelotita con la mano. De familia de “currantes”, como a él le gusta definirse, ahora le ha llegado la oportunidad de entrenar al Hörður Handbolti de IÍsafjörður que juega en la segunda división islandesa. De esta forma se ha convertido en el primer entrenador español de balonmano que dirige a un equipo en el país nórdico.

JP: Antes de comenzar la entrevista, para ser honestos, debemos decir que ambos nos conocemos de antes, incluso se puede decir que somos amigos. Creo que es bueno que los lectores conozcan la relación entre entrevistador y entrevistado.

Carlos Martín: Sí, es verdad somos amigos, para mi desgracia (risas).

JP: Según la Real Federación Española de Balonmano, el único precedente de un español, española en este caso, en participar en la competición Islandesa es Asun Batista en la temporada 2017 – 2018 con el IBV Islandés. ¿Cómo llevas ser el primer entrenador español en Islandia?

Carlos Martín: Lo llevo bien. Vengo a trabajar y a enseñar otro tipo de conceptos. Este país, que hasta lo que conozco es muy bonito, no es una sociedad tan cerrada como se dice. Me acuerdo de comentarios que decían la gente en España antes de irme: ¡Carlos, la sociedad allí es muy cerrada! Lo que me he encontrado es gente que si te puede ayudar, te ayuda y muy abierta. Todo el mundo tiene una sonrisa y una buena palabra. Para los islandeses es muy normal que gente de otros países venga a trabajar. Es bueno porque tienen un crecimiento multicultural, sin ir más lejos yo tengo niños de Grecia y alguno más de Europa del este. Hay mucha diversidad y eso me gusta. Ojalá no sea el primero y hagamos aquí una colonia española.

JP: ¿Cómo surgió la propuesta?

Carlos Martín: La propuesta surgió a través de un amigo, Dani Gordo, que actualmente es el entrenador del Viveros Herol BM. Nava de la Asunción (Liga Asobal). A mediados de julio se puso en contacto conmigo y me convenció. Eso ocurrió un miércoles y el jueves el representante ya me estaba llamando para hablar, me mandaron la propuesta y un mes más tarde aquí estoy.

JP: Hay una propuesta del ayuntamiento de Nava (Segovia) para fomentar el balonmano base en el municipio.

Carlos Martín: Sí, se están haciendo las cosas bien. Ojalá Nava sea un club que haya subido para quedarse. Yo he jugado con ellos cuando estaban en la cuarta categoría del balonmano español y desde entonces no han parado de ascender.

JP: ¿Cómo es tu vida en Islandia?

Carlos Martín: Esto es otro mundo. Alguno no me creerá pero a las siete de la mañana ya estoy en pie, sobre todo ahora que a esa hora ya es de día. Por la mañana hago algún papeleo, estudio inglés y me estoy iniciando en el islandés, aunque eso va a ser más complicado (risas). Además me dedico a hacer el trabajo que no se ve como vídeos o preparar entrenamientos. La vida no es demasiado cara y el pueblo es un lugar pequeño que no está nada mal. De hecho, el otro día me encontré a una familia de españoles aquí. La verdad que me tratan muy bien y los chavales flipan conmigo, como si yo fuera alguien (risas).

JP: ¿Qué tal los primeros entrenamientos?

Carlos Martín: La verdad que tanto el recibimiento como el trato está siendo mucho mejor de lo que me esperaba. Los jugadores están muy comprometidos y con ganas de aprender. Les está costando un poco porque es un balonmano diferente. Tenemos la semana que viene el único amistoso de pretemporada con el Thor Curege. Vamos un poco más pillados de lo que nos gustaría porque el primer partido de liga es el 21 de septiembre a las 16:00 h aquí en casa.

JP: Grado superior en Actividades Físicas y Deportivas (TAFD), grado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte (CAFD), Máster En Alto Rendimiento de Deportes Colectivos (RETAN), entrenador nacional, has entrenado en tres comunidades autónomas diferentes, Castilla y León, Catalunya, Comunidad Valenciana, ¿qué has aprendido del balonmano de cada uno de estos sitios?

Carlos Martín: Hay diferentes estilos de balonmano. En valladolid se juega mucho 2 para 2, el catalán es rápido y hay diferentes alternativas y aquí es más físico. Yo creo que la cuestión es coger lo que más te gusta de cada uno e intentar generar un estilo propio. Con Óscar Mojer (ayudante de Zupo Equisoain en Emiratos Àrabes Unidos) coincidí en Benidorm, que también es de estilo catalán. O sin ir más lejos también he aprendido de Zupo Equisoain, que es un referente. Yo no voy a decir que un estilo es mejor que otro.

JP: ¿Cómo definirías tu estilo?

Carlos Martín: A mi me gusta que haya defensas que presionen, recuperar balón lo antes posible, intentar robar bote, disuasiones y si se puede, salir al contraataque. En ataque me gusta que el jugador decida a partir de unos recursos tácticos. Nosotros les damos los medios y al final los que juegan son ellos.

JP: ¿En Benidorm coincidiste con Zupo Equisoain, qué aprendiste de él?

Carlos Martín: El año con él ha sido un aprendizaje contínuo. Es una persona que me gusta por su forma de llevar un grupo. Sobre todo a nivel táctico defensivo es muy enriquecedor ver sesiones suyas y como persona es un diez. Con Óscar (Mojer) compartí muchas horas y tenemos una idea parecida de lo que debe ser el balonmano, yo en ese sentido estoy muy agradecido a los dos. Ves cosas que no ves en equipos de base o semiprofesionales.

JP: ¿Hay diferencias con el espíritu de equipo que muestran los equipos españoles con respecto de los islandeses?

Carlos Martín: Es diferente, pero aquí no hay tanto “voleteo”. Aún no nos entendemos demasiado bien, pero yo creo que la gente es muy correcta. Tienen un respeto por el entrenador digno de admirar. En España yo he vivido situaciones como que el jugador llegue tarde y no avisa además, de ponerse a calentar sin decir nada y luego meterse en el grupo.

JP: Mientras que estamos haciendo esta entrevista, Béjar, tu pueblo, celebra las fiestas de la Virgen del Castañar. ¿Cómo crees que vas a llevar estar alejado de tu familia y tus amigos?

Carlos Martín: El primer año sí que lo pasé algo peor. Pero al final uno tiene que mirar por él y por lo que quiere hacer en su vida. Cuando estoy como por ejemplo en las navidades, allí aprovecho. Mis colegas me echan de menos y me han enviado muchas fotos y muchos audios, son un poco cabrones en ese sentido (risas). De todas formas hay que acostumbrarse porque estamos aquí y ya que nos han dado la oportunidad hay que aprovecharla. Ya llegará otro año que pueda disfrutar las fiestas de Béjar pero Dios quiera que no, porque eso querrá decir que sigo entrenando (risas).

JP: ¿Qué le dirías a los jóvenes entrenadores que están intentando hacerse un nombre?

Carlos Martín: La gente en su vida decide por sí misma y yo creo que la clave está en salir de tu zona de confort. Por pena o por desgracia, ahora mismo en España si eres un Dios, sí puedes trabajar y vivir de esto, para el resto está complicado. Para alguien que quiera vivir de entrenar lo mejor es formarse desde cero, coger equipitos de peques, que crezca con ellos y que vaya subiendo poco a poco de categoría. Al final es quemar etapas, seguir sumando y si llega la oportunidad, cogerla. Estos trenes solo pasan una vez y como me dijo un amigo, hasta que llame el Kiel, algo tendremos que hacer (risas).

JP: ¿Tu sueño es entrenar en la Bundesliga?

Carlos Martín: No sé por qué en mi casa se veía el canal de la DSF y yo martes y miércoles veía partidos de la Bundesliga. Claro, tú ves eso y cómo no te va a gustar el balonmano. Luego te vas informando un poco más y lees y ves. Esa gente está a otro nivel, pero ojalá alguna vez pueda entrenar en la Bundesliga.

JP: Cuando coincidimos en Sant Martí me comentaste que te considerabas un profesional de esto a pesar de que no podías vivir de ello. ¿Ahora ya se puede decir que sí eres un profesional del balonmano?

Carlos Martín: Estos periodistas es que sois la hostia (risas). Eso qué quiere decir, ¿que ahora sí puedo vivir de ello? En ese caso sí, vivo de ello. Aquí la cosa es diferente, se paga más por la seguridad social y el nivel de vida es más caro. En Benidorm también estuve viviendo de ello. Ahora bien, uno no es profesional por lo que gane, uno es profesional por cómo se dedique a lo que hace.

JP: Cambiando un poco de tema y yendo a algo más social, Islandia es el primer país del mundo que tuvo una presidenta mujer en 1980, en España han muerto más de 40 mujeres asesinadas por violencia machista en 2019, ¿cómo se ve la relación entre hombres y mujeres allí?

Carlos Martín: En el tiempo que estoy no me ha dado tiempo a saber más del tema, pero antes de venir me informé un poco de la situación del país y sé que tienen una ley bastante potente que obliga a la igualdad salarial.

JP: Por ejemplo, ¿qué conoces del balonmano femenino islandés?

Carlos Martín: Aquí en IÍsafjörður no hay balonmano femenino, sin embargo, la selección está creciendo mucho. Si no recuerdo mal, el año pasado en alguna competición junior o juvenil en Hungría llegaron a semifinales. En general el deporte femenino está creciendo y eso es lo que le tiene que llegar a la gente.

JP: ¿Te importaría entrenar alguna vez a un equipo femenino?

Carlos Martín: Para nada, de hecho tú bien sabes que en algunas etapas he visto casi más balonmano femenino que masculino. Al final es seguir aprendiendo y ver otro punto de vista.

JP: Tienes contrato para dos años, ¿cuál es la intención del proyecto?

Carlos Martín: Yo hablé con Bragi Axelsson (mánager del club), un tío entrañable y muy sincero. La entidad quería hacer un contrato de más años pero preferí que no en el caso de que yo no le gustara a ellos o no me adaptara bien. Es un club que tiene idea de estar en dos o tres años en primera y quieren crecer a nivel base para consolidarse a en el alto rendimiento, el problema es que el Hörður hace más 20 años que no compite en liga oficial.

JP: ¿Lo ves factible?

Carlos Martín: He visto a otros equipos y no hay tanta diferencia.

PJ: Aunque hemos reconocido que somos amigos, te he de preguntar por todo y eso implica que te pregunte sobre cómo fue tu salida del Balonmano Benidorm. En principio ibas a ser el entrenador del segundo equipo del club alicantino (1a Nacional), pero a pocos días de empezar la pretemporada te marchaste. Desde la directiva del club están muy disgustados con las formas y el tempo. ¿Crees que tu actitud fue la mejor?

Carlos Martín: Yo me fui de casa a los 18 años a hacer un grado superior, de ahí estudié la carrera fuera y luego me fui a estudiar un máster a Barcelona. La gente me decía que de eso no se vive. De Barcelona me fui a Benidorm y de allí me he venido a Islandia. ¿Por qué?, Porque he ido dando pasos hacia delante. No digo que quedarme en Benidorm hubiera sido un paso atrás, pero con mi edad en España esta oportunidad no se me hubiera dado. Un club extranjero vino, vio mi currículum académico y por eso me llamaron. Son opciones que se presentan y que no se pueden rechazar.

Nadie de Benidorm me puede reprochar nada porque el año que estuve allí si tenía que echar una hora más, la echaba. Es más, tuve reuniones con lo que iba a ser mi próximo equipo y preparé planes de trabajo específicos a los jugadores para el período transitorio de verano. Me enviaron la propuesta final antes de bajarme a Benidorm. Hablé con mis amigos y mi familia y todos me recomendaron que me lo planteara. Puede que alguien no entienda que las cosas pasan de forma fugaz, otros muchos me felicitaron y me desearon suerte. Si las cosas hubieran sido antes, no le hubiera sentado mal a nadie. Creo que hay que entenderlo.

JP: Cambiando de tema, creo que tendrás la ayuda de un ilustre del balonmano, ¿no?

Carlos Martín: Sí, la comunidad del balonmano en Islandia es muy pequeña y Dagur Sigurðsson quería conocerme y venir a ayudar al club. Estoy muy emocionado de poder recibir su visita y entrenar con él. Quiero aprender. ¡Y qué narices! que él también vea cómo trabajo yo (risas).

JP: Ahora que estás viviendo esta aventura, ¿de quién te acuerdas?

Carlos Martín: Me acuerdo de mis inicios en los coles de Javi, Alfredo, Rubén, Luis, Narci (cuerpo técnico del Club Deportivo Bejarano), esos sectores territoriales con el Bejarano plantando cara a los grandes como el Ademar de mi amigo Dani (Gordo). De mi etapa en Barcelona me acuerdo de Xavi Font (entrenador y coordinador CH Terrasa) y Raúl Torres (coordinador del Sant Martí Adrianenc), de mi generación del curso nacional, de mis amigos y mi familia por el apoyo, sobre todo de mis padres (María Luisa y Carlos) y de mi hermano (Mario) que siempre han estado ahí apoyándome en mi locura por el balonmano, sin ellos esto no sería posible créeme.

JP: Muchas gracias por tu tiempo Carlos, te deseamos muchos éxitos en Islandia.

Carlos Martín: Muchas gracias a vosotros, todo lo que sea promocionar el balonmano es un placer. Nos vemos en España.

Valonmano Con V
Sobre el Autor

Artículos Relacionados

Conocemos hoy a Agustín Bou, entrenador Argentino que viajó a España hace ya más de 15 años, para...

Solo los que están dentro del mundo del arbitraje saben lo laborioso que es conseguir llegar hasta...

Natural de Vigo y formada en el Balonmano Lavadores, la protagonista de hoy es una de las joyas...

Deja una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.