Si de algo puede presumir el balonmano es de la pasión y el compromiso con la que jugadores, cuerpos técnicos, familiares y aficiones se entregan sin esperar nada a cambio, como en Moaña. Estas historias de sacrificio y superación siempre han caracterizado a nuestro deporte; pero, por desgracia, no siempre tienen el final que a todos nos gustaría.

Este ha sido el caso de las chicas del equipo senior femenino del Balonmano Moaña (Pontevedra) que, tras haberse proclamado campeonas gallegas la pasada temporada, veían esta semana como su equipo se quedaría sin competir en Primera Autonómica Gallega. La temporada 2018/2019 ya resultó complicada para las integrantes del equipo que, ante la falta de presupuesto del club, se vieron obligadas a cubrir todos los gastos que supuso la liga, incluyendo también el desplazamiento a Cantabria para participar en la fase de ascenso a División de Honor Plata Femenina. Las chicas no consiguieron el sueño del ascenso, pero estaban deseando competir un año más en la liga autonómica.

Con ganas e ilusión empezaban el pasado mes de agosto a preparar la nueva temporada, que tenía previsto su inicio para este sábado 21 de septiembre. Las primeras semanas de entrenamiento comenzaban a torcerse al existir desajustes entre las horas de pista que supuestamente tenían y de las que estaban disfrutando en realidad. Para solucionarlo, el cuerpo técnico había solicitado reunirse con el presidente del club, del que llevaban algún tiempo sin noticias oficiales.

Fue este mismo lunes día 16 (5 días antes de comenzar la liga de Primera Autonómica Gallega) cuando el presidente les comunica que no existe dinero para mantener al equipo senior femenino, pero no manifestaron inconveniente alguno para mantener al senior masculino, que compite en Segunda Autonómica Gallega. Se repetía la situación de la pasada temporada. Ante esto, los integrantes del equipo coincidieron en que existían dos posibles soluciones: o volver a sacrificarse personalmente por conseguir el dinero para financiar al equipo, o bien, que toda la plantilla pasase a conformar el equipo senior femenino de otro club de la zona, y del que provenían muchas de las jugadoras: el Bueu Atlético Balonmano.

Al haber barajado la segunda opción, el martes día 17, las jugadoras se reunieron con la directiva del Bueu para contarles la situación. La directiva del Bueu Atlético Balonmano, a pesar de las dificultades que suponía añadir un nuevo equipo a su planificación (tanto por cuestiones económicas como prácticas), finalmente decidieron aceptar la propuesta.

«Estoy avergonzado con esta situación. No estamos para perder ningún equipo de balonmano, y mucho menos en femenino»

Bruno López, presidente de la FGB

Al día siguiente, y para sorpresa de todo el balonmano gallego (jugadoras del equipo incluidas), el presidente del Balonmano Moaña retiraba oficialmente al equipo de la competición, presentando un escrito en la Federación Gallega. Tras recibir este comunicado, y con total desconocimiento de lo que sucedía dentro del Balonmano Moaña, el presidente de la Federación Gallega de Balonmano, Bruno López, se pone en contacto con todos los representantes de los equipos que conformaban la liga de Primera Autonómica Gallega para proponer soluciones de cómo gestionar las modificaciones en el calendario, a 72 horas de que diese comienzo la competición. “Yo estoy avergonzado con esta situación. No estamos para perder ningún equipo de balonmano, y mucho menos en femenino” Bruno López, Presidente de la FGB.

Es después de abrir este diálogo cuando una de las jugadoras del Balonmano Moaña se pone en contacto con Bruno López para explicarle de forma minuciosa qué es lo que está sucediendo con el equipo. Al mismo tiempo, el Bueu Atlético Balonmano solicita a la Federación Gallega inscribir un equipo en la categoría senior femenina.

La Federación Gallega de Balonmano se manifiesta favorable a que el equipo hiciese un cambio de club, pero las normas dicen lo contrario. Y este ha sido el gran inconveniente que terminaría por dejarlas fuera de la competición: el Bueu Atlético Balonmano se inscribía fuera de plazo, por lo que, según la normativa, no podía entrar a formar parte de la liga. Para intentar solucionar este dilema entre la normativa y la moralidad, el presidente de la FGB solicita a todos los clubs que envíen por escrito un comunicado a la Federación y solo en caso de unanimidad, se permitiría al equipo hacer el cambio de club.

Ojalá el final hubiese sido el que todos esperábamos pero, a pesar del apoyo mayoritario por parte de los clubs, la decisión no fue unánime, por lo que las vigentes campeonas gallegas se quedarán sin competir este año. Bruno López ha declarado para Valonmano con V: “Esto debería ir de fomentar el balonmano y no de poner impedimentos. Pero, a mi pesar, la Federación tiene que cumplir la normativa”.

El propio presidente de la Federación manifestaba su frustración ante esta situación, pero reconoce que, de haber seguido adelante con el cambio, podrían haberse enfrentado a una situación posterior en la que alguien impugnase la validez de la liga, y entonces todo el balonmano gallego se vería afectado. Por otro lado, la Federación asegura que intentará que estas jugadoras no se desvinculen del balonmano esta temporada, y que harán todo lo que esté en su mano para compensar esta situación.

Iria Darriba
Sobre el Autor

Artículos Relacionados

El programa de preparación del Mundial que albergará España, Objetivo 2021, sigue su curso con una...

Natural de Vigo y formada en el Balonmano Lavadores, la protagonista de hoy es una de las joyas...

Victoria de España sobre Austria y da un paso más hacia la clasificación del Campeonato de Europa...

Deja una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.