Como todos los años en Argentina se llevó a cabo el torneo Nacional Juvenil de selecciones A y B donde todas las federaciones que integran la Confederación Argentina de Handball (CAH) elijen a sus mejores jugadores para enfrentarse y juntar experiencia con otras delegaciones.

La premisa, indica una semana llena de handball y fraternidad, chicos/as de diversas provincias se movilizaron a Chapadmalal, una ciudad costera de la Provincia de Buenos Aires, para disputar el torneo más importante del año. Dicha competencia se utiliza para captar talentos para las selecciones nacionales y medir el nivel de cada provincia. Sin embargo, la organización no estuvo a la altura del evento, con instalaciones magras desde el alojamiento hasta el gimnasio donde se desarrolló la competencia.

En el complejo polideportivo de la ciudad hay 4 canchas de handball, pero todas son de cemento y con grietas, que podemos ver en el vídeo que se hizo viral en las redes como el terreno de juego se rompe, generando un pozo que se tapa con una cinta. También se puede observar como el color del suelo es blanco cuando debería ser verde y esto se debe, a quizás al hecho más bochornoso e inentendible de la organización. “Fueron días de mucha humedad y el piso resbalaba mucho, entonces primero probaron con resina y se jugaron los partidos del torneo B, a pesar de que nos vivíamos cayendo. Solo suspendieron encuentros del A y al otro día vimos que habían tirado cal para absorber la humedad.”, afirma un jugador a Valonmano con V, que por miedo a represalias no quiso dar su nombre.

La cal, si bien tiene poder de absorción de humedad, se suele utilizar en espacios al aire libre. Al usar este material muchos jugadores sufrieron alergia y problemas respiratorios. Además, el problema de la adherencia no se solucionó y dos jugadores sufrieron lesiones en sus rodillas por no poder hacer pie.

Los protagonistas alzaron su voz en redes sociales repudiando las condiciones en las que jugaron y que los árbitros estaban presionados a que se juegue como sean los partidos o definir los encuentros con penales o lanzando una moneda al aire.

Cuando la noticia invadió las redes, la CAH elevó un comunicado muy breve en twitter pidiendo disculpas. Más allá de admitir el error, el ambiente del handball dijo basta y exige un cambio urgente para que Argentina deje atrás estos papelones organizativos y comience el tan ansiado paso a la profesionalización.

Más allá de los logros de la Garra, Gladiadores o las Kamikazes, Argentina necesita mejorar su estructura e infraestructura a nivel handball. Buscar acuerdos y convenios con las provincias para que el balonmano no solo se juegue y desarrolle en Buenos Aires, sino también tener a todo el país con buena competencia y soñar con una liga Nacional.

El paso del torneo juvenil movió y sensibilizó como nunca al handball argentino, que veía como el futuro se esfumaba en un humo blanco y tóxico, pero detrás de ese humo hay más ganas que nunca para que Argentina cumpla el sueño de profesionalizarse. Sin lugar a dudas, el precio que se está pagando muy alto y ha lastimado a una generación que si sigue practicando el deporte es por amor al mismo, ojalá los que manejan el balonmano nacional comprendan que el cambio es urgente, ya vimos muchas de cal, es hora de una de arena.

Nicolás Bavoleo
Sobre el Autor

Artículos Relacionados

Ariadna Siñol sufrió dos roturas consecutivas de ligamento y menisco. Todo apuntaba a una prematura...

A nuestro viajero Carlos le tocó vivir toda la intensidad de Macedonia. Des de un partido cadete en...

La nueva entrega de Langahandball nos relata el paso por Croacia así como promete una posterior...

Deja una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.