Carlos Langarita, graduado en Magisterio Primaria y Entrenador Nacional, recorre diferentes Clubes de Balonmano referentes en Europa durante la temporada 2019-2020. Su propósito es poder conocer como trabajan y experimentar las diferencias de nuestro deporte según el contexto.

Tras terminar la carrera de Magisterio en la Universidad de Zaragoza y el curso de Entrenador Nacional, Carlos Langarita tomó la decisión de emprender una nueva aventura lejos de casa.

La plantilla del Pick Szeged en pleno entrenamiento

Este proyecto como él mismo nos contaba consiste en “visitar por Europa los clubes y estructuras de base más potentes que pudiera haber”.

Carlos reside entre una semana y diez días en cada ciudad, asistiendo a los entrenamientos, sesiones de vídeos y partidos del equipo. De esta manera puede hablar y conocer al cuerpo técnico y observar el funcionamiento interno de cada club, así como las diferencias existentes en cada uno de los países.

Carlos Langarita junto al cuerpo técnico del Veszprem
Carlos Langarita junto al cuerpo técnico del Veszprem

Langarita se mueve entorno a equipos que juegan Champions League. No obstante, una vez en el lugar contacta con el responsable de la cantera para así poder complementar el tiempo en el primer equipo con la visita a entrenamientos de las categorías inferiores.

Cuando le preguntamos cómo surgió la idea nos dice que se debe al “momento de oro de los entrenadores españoles en el balonmano”. Europa está ahora mismo repleta de entrenadores españoles que han tenido que emigrar para poder vivir de su trabajo. El pasado año los cuatro técnicos de los equipos que jugaban la Final Four eran de nacionalidad española. Esto llamó la atención de Carlos y decidió aprovechar tal situación para comenzar con su proyecto.

Carlos Langarita está llevando un recorrido por todo lo alto. A día de hoy ha parado en Hungría, primero en el Szeged, dirigido por Juan Carlos Pastor y luego en el Veszprem, actual subcampeón de la Champions League. Su última visita en este país será a la Academia Nacional de Balonmano de categorías inferiores. Su intención es continuar en Zagreb, Croacia y Skopje, Macedonia, aunque Carlos asegura que “el plan de ruta es flexible”.

En diciembre tiene previsto regresar a España por el parón de selecciones nacionales y retomar el rumbo en febrero, visitando clubes franceses e igual algunos españoles.

Langarita se siente muy agradecido por el trato que ha recibido por parte de todos los clubes. Hasta el momento no ha tenido ningún problema y todo han sido facilidades para él. Aun así, reconoce que al principio tenía algo de miedo de que le dijeran que no.

La experiencia que se lleva es increíble, tanto a nivel deportivo, como a nivel personal. Destaca el poder haber visto tres partidos de Champions League en primera persona, pero sobre todo se lleva a las personas que ha conocido y el ver que al final todos hablamos el mismo lenguaje, el del balonmano.

Afortunadamente para el balonmano, todavía quedan personas como Carlos dispuestas a invertir casi un año de su vida para mejorar su formación como entrenador.

Para todos los interesados en seguir el desarrollo de este trabajo, Carlos explica en su propio blog todas y cada una de vivencias.

Silvia Rived
Sobre el Autor

Artículos Relacionados

Carlos Langarita nos comparte su segunda entrega de Langahandball, esta vez con el viaje que le...

El Handbol Padrinyes lanza una campaña por el respeto de padres y madres al trabajo de los...

Con el motivo de seguir facilitando a nuestros lectores la forma en la que reciben toda y la más...

Deja una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.