Pablo Astudillo se formó como jugador en Málaga Norte. Un jugador humilde y obediente. Obedecía a su familia cuando le decían que obedeciera al entrenador, que estaba allí para ayudarles y hacerle mejorar. Valores que todo míster pediría para el buen funcionamiento del equipo, tanto para jugadores como para sus familiares, tal y como nos recordaba hace poco el Handbol Pardinyes.

Una carrera como jugador de balonmano que hace dos años le llevó a irse de Málaga Norte para poner rumbo a Puertosol, a día de hoy Ciudad de Málaga. Una carrera en categoría base que tras años en el extremo izquerdo le ha llevado a Pablo Astudillo al lateral izquierdo en sus dos años de juvenil.

El juvenil del Ciudad e Málaga celebrando con Pablo Astudillo un gol de falta directa

Astudillo terminó la temporada pasada con sensaciones contradictorias. Por una parte anotó el gol sobre la bocina que le permitió a su equipo hacerse con el título de liga. Hay que hurgar mucho en Pablo para que él mismo cuente esta anécdota, pues cuando le preguntamos por los mejores recuerdos que tiene del balonmano responde con tono modesto: «siempre me ha gustado mucho la competitividad y el compañerismo. En todos estos años de competición he tenido momentos buenos y malos». Pero cuando llegamos al susodicho momento él mismo cuenta con tono de ilusión: «íbamos empate y solo quedaba tiempo para una última acción. El míster confió en mi y me dijo que hiciera lo que mejor se me da, lanzar por encima del defensor. Lo hice y marqué».

Por otra parte a finales de mayo Pablo se hacía una intervención quirúrgica de urgencia en el intestino y en las pruebas patológicas posteriores se detectó el linfoma. «Se detectó a tiempo y eran dos tumores milimétricos. Me pasé el veranos haciendo sesiones de cinco días de medicación continua con dos semanas de espacio entre ellas. Al principio me dijeron que serían como mínimo unas cinco sesiones. Sufría mucho por no poder empezar la temporada hasta octubre o noviembre«. Cuatro sesiones fueron suficientes para que Pablo Astudillo recibiera el alta y pudiera incorporarse para empezar la temporada con su equipo. Y de qué manera, anotando este gol por encima de la barrera rival en los primero compases de la temporada 2019-20.

https://www.instagram.com/p/B30EiJ_jKk5/

Según la Sociedad Española de Oncología en 2019 se diagnosticaran cerca de 10.000 casos de linfoma de diferentes tipos. La familia y el entorno de Pablo estaba muy sorprendida por el diagnóstico, tal y como dice él mismo: «les asombraba que a una persona tan sana como yo me podía pasar algo así». La realidad es que hoy en día las causas de la mayoría de linfomas son desconocidas, aunque se cree que algunos de ellos pueden ser causados por uno o varios microorganismos infecciosos. También los datos epidemiológicos apuntan a que podría existir algún tipo de predisposición genética, sin ser conocidos a día de hoy otros factores de riesgo.

Por lo tanto, Pablo, pese a su sano estilo de vida, jugador de balonmano y también practicante de triatlón, estaba igual de expuesto que los más de mil pacientes de oncología infantil que hay nuevos al año en España. Es por eso que Pablo preguntó cuándo podría incorporarse a los entrenamientos de balonmano: «Una de mis preocupaciones era no poder jugar el primer partido. En agosto intenté hacer la pretemporada. En ocasiones me cansaba mucho y no podía seguir con el ritmo de mis compañeros. El medico me recomendó que fuera poco a poco, le hice caso pero quería seguir a mis compañeros. Cuando no podía ir a su ritmo simplemente el entrenador me permitía apartarme y descansar. Además todos mis compañeros me apoyaron muchísimo».

El equipo juvenil al completo del Ciudad de Málaga

El 12,9% de pacientes de oncología infantil en España padecen de algún tipo de linfoma. El Linfoma de Hodgkin es actualmente uno de los cánceres con mayor tasa de curación y el primero que se consiguió curar con quimioterapia tradicional. No obstante, todos los investigadores coinciden en la necesidad de abrir nuevas líneas investigadoras y conseguir una mayor colaboración entre agentes, pues no todos los pacientes oncológicos tienen el mismo pronóstico que Pablo. Por contra, España es el único país de la Unión Europea que ha disminuido la inversión Investigación más Desarrollo (I+D) en oncología, situando la inversión en 286 euros por habitante, un 4% menos que en 2007 y muy lejos de los, por ejemplo, 1.124 de Alemania o 750 de Francia (países que incrementaros la inversión en I+D sobre cáncer un 52% y 22% respectivamente des de 2007); según el informe «Comprometidos con la investigación en cáncer» (AECC y ASEICA, 2018).

Pablo Astudillo quiso terminar a entrevista agradeciendo a la gente de su entorno, familia, amigos y equipo sanitario que le ayudó y apoyo durante este veranos, que le ha supuesto la pretemporada más dura de su vida hasta la fecha. Mientras nosotros queremos agradecerle a Pablo la predisposición en todo momento y los tremendos golazos que regala a nuestro deporte fin de semana tras fin de semana.

Jimmy Martín
Sobre el Autor

Aficionado al deporte, a la escritura, a la lectura, y al humor. Vivo el balonmano como aficionado, periodista, entrenador y portero. Me defino como resiliente y heurístico.

Artículos Relacionados

Argentina se alzó como campeona en las ramas femenina y masculina en el campeonato sudamericano de...

Cristina Cabeza y Imanol Álvarez dan a concocer las convocatorias de las Guerreras Promesas y...

Cantabria querrá hacer valer el factor cancha para alzar todas las Copas posibles del CESA 2020....

Deja una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.