Agustín Bou, un argentino de 30 años nacido en Mendoza, llegó al handball noruego y cuenta cómo es su vida, que parece de película.

Los sudamericanos que tienen la posibilidad de tener doble ciudadanía han decidido en la última época migrar al viejo continente en busca de estabilidad económica y nuevas aventuras. Es así como Agustín,decidió dejar su Godoy Cruza natal para ir a Cataluña, primeramente, y ahora en Noruega, una aventura imperdible.

“Antes de llegar acá, estuve 5 temporadas en el Club Handbol Gava, trabajando desde la Base hasta el Senior B, y luego dos temporadas en el Club Handbol Martorell, llevando los equipos Seniors y Juvenil Femenino”, cuenta Bou.

Valonmano con V: ¿Cómo surgió la posibilidad de ir a España?

Agustín Bou: Esto se dió por diferentes motivos. Mis abuelos son originarios de Cataluña, y como a muchos de ellos en otros años, decidieron emigrar para Argentina. Y una vez allí, nunca volvieron. Por lo tanto mi familia tiene descendencia española y una gran conexión con este país. En el 2004 mi padre también se mudó a Barcelona por motivos laborales, y yo una vez finalizado mis estudios en Educación Física, decidí seguir su camino, pero en el 2012.

Valonmano con V: ¿Qué te enseño el Handball Mendocino para aplicar allá?

Agustín Bou: Primero fui jugador en Regatas de Mendoza, y creo que lo más me traigo de aquellas experiencias son muchas cosas que van un poquito más allá de lo relacionado al juego. El respeto absoluto por la figura del entrenador, técnico, profesor; aquel tiempo que se comparte con los amigos antes y después de los entrenamientos; dedicarte a pleno y entregarte 100% a una actividad (son muchas horas las que le dedique al handball de chico y todavía lo sigo haciendo); y entrenar/trabajar mucho por aquello que realmente uno pretende y desea conseguir.

Valonmano con V¿Cuáles son las grandes diferencias entre la formación en Argentina y Europa?

Agustín Bou: Las mayores diferencias se encuentran en el aspecto estructural, desde mi punto de vista. Dejando de lado los presupuestos que puedan llegar a manejarse entre diferentes continentes, hay muchas facilidades en instalaciones y calidad de las mismas que respecto a Argentina. Y muchas de ellas acá, son totalmente públicas, por lo tanto el acceso al balonmano se da con mayor facilidad en ciertos puntos. Después, la capacitación que hay para entrenadores y árbitros, y el nivel que se pueden encontrar en ambos. Y finalmente, la cantidad de partidos que los jugadores juegan por temporada es mucho mayor (y regular) acá.

Valonmano con V: Sudamérica siempre se caracterizó por su juego con mucha garra por siempre lucharla en malas condiciones, ¿Se le puede transmitir eso a los jugadores europeos a pesar de las comodidades?

Agustín Bou: De poder, se puede. Aunque creo que no es posible llegar a transmitirlo en la manera en como lo vivimos nosotros, como lo sentimos, y mucho más difícil aún, mostrarle en las condiciones que a veces trabajamos por aquellos lados. Pero se puede. Creo que lo más rápido destaca de la gente del handball de Argentina cuando cruzan hacia Europa a trabajar, es una pasión y dedicación inmensa por nuestro trabajo. Y tal vez desde ahí es desde donde más alcance tenemos en la mayoría de los equipos que dirigimos.

Valonmano con V: ¿Cómo se transmite ese mensaje?

Agustín Bou: Siento que es importante transmitir eso hacia la gente, los jugadores aquí, pero tampoco ser tan repetitivo en el mensaje de: «porque nosotros allá no tenemos todo esto y…»; ellos tampoco en parte tienen la culpa de esto y simplemente a veces nos toca entrenar con más o con menos. Y desde allí como sea, tenemos que obtener lo mejor.

Valonmano con V: ¿Qué es lo que te ha dado tus 5 temporadas en Gava para tu vida o tu carrera?

Agustín Bou: No te voy a decir que me dió todo, pero me ha hecho casi completamente lo que soy ahora. Es decir, mis conceptos del Balonmano, mi perspectiva de él, la gestión de equipos de base y mis primeras experiencias con equipos equipos Seniors fueron ahí. Así que realmente le debo mucho a ese Club. Todavía tengo un afecto muy grande por ellos, como así también por Martorell, pero Gava fue y es como mi casa. Siempre que voy ahí me siento muy bien recibido, y espero volver pronto por ahí. Sé que están haciendo un gran trabajo en los últimos años, logrando meter a casi todos sus equipos de base en la máxima división Catalana.

Valonmano con V: No es común ver un argentino en Noruega ¿cómo se dió la chance?

Agustín Bou: La verdad que no. Además de cruzarme con Nacho López hace una semana, y de Sofía que está aquí conmigo, no he visto a ningún Argentino por ningún lado. Debe ser el frío…

Una vez trabaje para un Campus en una empresa que traía equipos jóvenes Noruegos a España a entrenar y vacacionar. Y al saber inglés, me llamaron para entrenar un par de veces. A ese equipo le gustaron los entrenamientos, y les conté que me dedicaba exclusivamente a esto. Luego parece que se quedaron con mi correo electrónico. En marzo de este año, cuando acabaron su temporada, se decidieron buscar a un entrenador para encabezar el proyecto de la rama femenina. Y me contactaron…el resto, bueno. Es imaginable.

Valonmano con V: En tu equipo tenés una Argentina, contanos como la llamaste a que forme parte.

Agustín Bou: Sí, Sofía Rivadeneira. Viene de Mar del Plata, donde comenzó jugando en Acha.

La conozco a través de «nuestra intermediaria», Alejandra Rodriguez, la cual fue su entrenadora y su formadora durante el paso de Sofi por la Selección y CIDECO, equipo donde también jugó. Me contó un poco de ella, y de que le veía condiciones. Así fue como vino a entrenar con nosotros en Martorell (España). Y aquella experiencia, por ambas partes resultó muy positiva y gratificante.

Ella estaba conmigo cuando me salió esta oportunidad de Noruega, así que cuando llegué hable con el Club sobre la posibilidad de traerla y lógicamente, ellos accedieron. Además creo que ella tenia muchisimas ganas de probarlo también.

Valonamno con V: Es muy chica Sofi con 16 años ¿En qué le aconsejas para que no sienta el desarraigo?

Agustín Bou: Es verdad. Tenés razón en que es muy chica, y en mi opinión lo lleva muy bien. Demasiado bien para su edad, diría. Estuvimos hablando antes de que viniera, y le aconsejé que estuviese muy segura en su decisión, porque este lugar no es como España. Noruega invita a la tranquilidad, a la paz, y a la vida en casa, cuando no se está entrenando. Y a veces puede ser muy dificil de llevar. Pero ella se mantiene ocupada con cosas del cole, que le envían a la distancia; entrenamos prácticamente todos los días con ciertas sesiones doble turno; y ha hecho amigas noruegas también. Así que tiene con que mantenerse ocupada.

Pero realmente tiene sus objetivos muy claros, y está dispuesto a hacer lo necesario para llegar a ellos. Y así se combate el desarraigo también.

Valonmano con V: ¿Qué es lo que más te sorprendió del Handball Noruego?

Bueno, varias cosas. Primero que nada, la calidad técnica de los jugadores. En muchos casos es exquisita; pero por contrapartida creo que los Sistemas de Juego tanto Ofensivos como Defensivos podrían estar «un poquito» más desarrollados. Todos los equipos, en cada categoría y rama, hacen exactamente lo mismo. Casi idéntico, y la verdad que no me lo esperaba de este modo.

Pero lo que más me sorprende de Noruega es todo aquello que hace al vivir el día a día acá. El orden, el respeto, sus maneras de comunicarse y tratarse, los niños y como ellos viven acá, el poder adaptarse pese a lo duro de las condiciones climáticas, etc.

Valonmano con V:¿Qué aspiras como entrenador?

Agustín Bou: Llegar lo más lejos que pueda, y estar lo más cerca que pueda del profesionalismo puro. Actualmente estoy muy bien encabezando un proyecto a medio plazo, en un país en el cual creo que pocas veces imaginé que iba a estar, entrenando, viviendo en otro idioma, y eso también me gusta y me atrapa.

Y por último, tengo las aspiraciones que casi todos en este deporte perseguimos. Poder participar algún día en un proceso de Selección Nacional…

Valonmano con V: Argentina ahora tiene a Manolo en hombres, desde tu vista como entrenador ¿qué le hace falta a Argentina para dar el salto de calidad?

Agustín Bou: Creo que en los últimos años, Argentina se ha colocado en un nivel más competitivo respecto a los equipos Europeos. Somos una selección Nacional que requiere cuidados al momento de enfrentarse en partidos internacionales frente a potencias europeas.

Es importante, pero no fácil tampoco, que crezcamos a nivel estructural. Que los jugadores y jugadoras, en todos los niveles posibles, afronten una mayor cantidad de partidos y de forma regular. Así como apostar también por la formación de los entrenadores. Y por último, pero esto ya es una opinión muy personal…creo que Argentina debe apostar «por un estilo de juego propio»; que la diferencia del resto. Es de esta manera cuando hemos obtenido los mejores resultados. En la actualidad hay ciertas tendencias a hacer las formas de una manera similar, logrando tal vez perder ciertas identidades que caracterizan a algunas naciones (Asia, por ejemplo). Todos «copian» por decirlo de forma simple, modelos europeos de juego. Y creo que no debería ser nuestro estilo, pero es una reflexión muy personal.

Valonmano con V: Ya que estamos hablando de Argentina, ¿soñas con volver?

Agustín Bou: De momento, esa pregunta no me la planteo. Estoy disfrutando mucho de esta experiencia y tengo un contrato por varios años, así que así será por un buen tiempo. Simplemente trato de crecer donde me toque crecer, y esta vez ha tocado Noruega, como podría ser otro país.

Valonmano con V: Por último, que consejos les darías a los argentinos que están en la duda de migrar o no para vivir del balonmano europeo.

Agustín Bou: Primero, que si lo tienen en mente, que lo hagan. Que no duden. Puede ser difícil, pero valdrá la pena. Al menos tienen que intentarlo y venir a vivir esto.

Segundo, una vez acá, que sepan que van a tener que trabajar, y mucho. Muchas veces cobrando poco al principio, pero así se empieza.

Tercero, ya dentro del sistema, humildad. Es algo que nos cuesta una vez estamos fuera de Argentina. Ser humildes y reconocer aquellas cosas que hacemos bien, y aquellas otras que no hacemos tan bien, para trabajar en ellas.

Y cuarto, pero no menos importante, estudiar inglés. Sin esa herramienta tan valiosa, no estaría ni cerca de acá.

Nicolás Bavoleo
Sobre el Autor

Artículos Relacionados

Conocemos a Andrea Loscos, la jugadora de Dominicos que e su primer año de sénior está siendo una...

Conocemos a Lautaro Alarcón, el entrenador del Handbol Ribes con el proyecto de hacer el partido de...

Descubrimos a Arantza Moreno, la actual campeona de España de lanzamiento de jabalina que guarda...

Deja una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.