Lautaro Alarcón tiene 28 años y es profesor de Educación Física y entrenador de balonmano. Nació en Córdoba (Argentina), pero siempre vivió en Río Segundo, un pueblo de 25.000 habitantes. Nunca jugó a balonmano a nivel federado, siempre fue a nivel escolar, porque jugaba al balonmano con los pies (fútbol). Pero el hecho de que su padre regentara una escuela de balonmano le generó un interés que le llevó a los 16 años a realizar un curso de arbitraje.

«En aquel momento mi padre me ofreció que le ayudara con el equipo Sénior Femenino de su escuela. Después, decidí estudiar Educación Física y, a su vez, empezar con todos los cursos especializados como entrenador de balonmano. Traté de conseguir jugadores más pequeños para tener una base en la escuela, porque, de lo contrario, era mirar para abajo y no tener jugadores. En Argentina la prioridad es el fútbol y nos costó muchísimo crear un club; hicimos captaciones y promociones y yo iba personalmente a los recreos de los colegios de primaria a hacer juegos para animar a los niños a que se apuntaran».

Valonmano con V: ¿En qué clubes has entrenado?

Lautaro Alarcón: El primer lugar fue la escuela de mi padre, pero cuando esta fue creciendo nos pasamos a un club que se llamaba Juventud Católica, que únicamente contaba con equipos de fútbol, y le agregamos una nueva disciplina: el balonmano. Llevábamos su nombre, pero tuvimos que seguir haciendo muchos esfuerzos por el nuevo deporte. Estuve en aquel club hasta que el año pasado (temporada 2018/2019) me fui a Salamanca a entrenar.

Llegué a Salamanca gracias a Nuria Suárez, coordinadora del club, la cual me llamó para llevar el equipo senior femenino, que jugaba en Liga Nacional. Me encontré con un equipo de muchas jugadoras, pero con muy poca unión entre sí. Después de nueve meses de mucho trabajo, logré cambiar eso, dejando al grupo con muchas ganas de seguir creciendo, también siendo un equipo fuera y dentro de la pista, el cual quedó en buenas manos. Al mismo tiempo fui entrenador del infantil masculino B y segundo entrenador del juvenil masculino A. La experiencia fue excelente, rodeado de grandes entrenadores como Juan Antonio García Herrero, el cual llevaba el cadete femenino y me ayudaba con el senior femenino. Aprendí mucho de él y del resto de compañeros.

Durante los años 2014-2016 fui entrenador en las selecciones cordobesas, pero en el 2017 tuve la increíble oportunidad de vivir la experiencia de ayudar en la preparación de un Torneo Sudamericano de Selecciones con el equipo sub 14 de Argentina. Para mí fue un orgullo tener la posibilidad de asistir a semejante torneo, en el cual, además, formaba parte un jugador de mi Club, que era de los dieciséis mejores jugadores del país. Se lo debo todo a mi gran amigo Freddy Zanona por esta experiencia.

Actualmente estoy en el Club Handbol Ribes (Sant Pere de Ribes, Barcelona), donde llegué gracias a un gran amigo, Agustín Bou, que contactó con Rubén Piñol (coordinador técnico del Club Handbol Ribes) y le comentó sobre mí. A partir de ahí, Rubén y yo tuvimos largas conversaciones por teléfono hasta que pude venir a conocer el Club el verano pasado. Me sentí muy identificado con la corta historia que tiene este club y eso me hizo tomar la decisión de venir a trabajar a Catalunya, a una de las ligas de categorías inferiores (de infantil a juvenil) más competitivas.

Valonmano con V: ¿Qué te ha hecho venir a España? ¿Por qué España y no otro lugar?

Lautaro Alarcón: Tenía que ser España porque después de estudiar el Profesorado de Educación Física y todos los cursos a nivel nacional o provincial que hacía en Argentina, la gran mayoría de veces en todos los libros que leía mencionaban a autores o entrenadores españoles. Siempre me llamó la atención trabajar en España, sobre todo por la cultura del deporte que tienen y yo sabía que, en un futuro, tenía que venir a trabajar aquí, hasta que me atreví hace un par de años.

Valonmano con V: Actualmente estás en el Club Handbol Ribes. ¿Cuáles son tus tareas en este?

Lautaro Alarcón: Esta temporada, en el Club Handbol Ribes, llevo el equipo Cadete Masculino A (que se quedó a las puertas del ascenso a primera territorial), el alevín masculino y el Juvenil Femenino, con el cual ascendimos a Lliga Catalana (priemra territorial) después de ganar las fases clasificatorias. Además, también me hago cargo de la preparación física del Senior Femenino (que se encuentran en la primera posición en Primera Catalana).

Valonmano con V: ¿Consideras que hay diferencias entre el balonmano en Argentina y el balonmano en Catalunya?

Lautaro Alarcón: Yo siempre digo que la gran diferencia es la historia. Aquí he escuchado a niños de ocho y nueve años diciendo que sus abuelos jugaban a balonmano, entonces creo que esta es la primera y gran diferencia que existe: la gran cantidad de años que nos llevan por delante. A partir de esto derivan muchas otras cosas, entre ellas, como son las infraestructuras y la calidad, junto la cantidad, de los entrenadores.

Aquí hay muchas personas con formación deportiva (ya sea como entrenadores o como monitores) y hablas con cualquier persona y sabe algo sobre balonmano, al menos de que se trata. Por otro lado, también la competencia es mucho más fuerte y, al haber tantos equipos, el nivel es muy superior. Eso no quiere decir que en Argentina no haya buen balonmano, simplemente tenemos menos historia y menos infraestructura, pero sí que tenemos mucha pasión; entrenamos al descubierto, con lluvia, con cemento, con pelotas que no son de la categoría porque no hay dinero para comprar otras, etc.

Por ello, cuando un jugador o entrenador de Sudamérica, sobre todo Argentina o Brasil, da el paso para venir a Europa aquí adquiere toda la parte de élite del balonmano.

Ejemplo del nivel de la infraestructura. Foto: Cedida
Ejemplo del nivel de la infraestructura. Foto: Cedida

Valonmano con V: Y, a nivel de pista y estilo de juego, ¿qué diferencias destacarías de un equipo catalán respecto a un equipo argentino?

Lautaro Alarcón: A nivel de juego la diferencia está en que la calidad de los entrenamientos lleva a la calidad de los partidos. Aquí en España, pero sobretodo en el Catalunya, se dan muchas situaciones de uno contra uno y de continuidad del balón porque los jugadores catalanes son muy tácticos, tienen cabeza y saben resolver situaciones con varias posibilidades porque las han trabajado previamente.

Allí en Argentina la calidad de los entrenamientos es muy baja porque los entrenadores no tienen mucha formación, o esta siempre es la misma, entonces el crecimiento es muy lento y eso conlleva que los jugadores no sepan resolver situaciones que aquí resuelven de manera que parece muy fácil.

Esto no quiere decir que no haya jugadores argentinos de buena calidad, pero ellos empiezan a entrenar algunos contenidos como los desdoblamientos o las permutas en el último año de juvenil o incluso en senior, cuando aquí ya los tienen asumidos desde que son cadetes. En España hay jugadores que llevan muchos años a sus espaldas a nivel de juego y eso marca la diferencia.

Valonmano con V: El 23 de marzo del 2018, en El Pilar (Córdoba, Argentina) se jugó el partido más largo del mundo llegando a las 35 horas de juego continuas. ¿Podrías explicarnos el funcionamiento de este proyecto?

Lautaro Alarcón: El proyecto fue idea de mi padre, que intentó hacer algo que llamara la atención de la gente hacia este deporte, ya que nos cuesta mucho conseguir jugadores porque el fútbol se los lleva a todos. Mi padre vio que, en una Bahía Blanca, una ciudad de Buenos Aires, habían hecho un intensivo de doce horas de baloncesto y nosotros quisimos intentarlo con el balonmano. Esta idea tuvo tanto éxito que, hoy en día, ya se han hecho diez ediciones.

Este proyecto tiene dos objetivos principales. El primero es el solidario, porque cada jugador aporta algún alimento que va destinado a donarlo a entidades que ayudan a personas que los necesitan y, el segundo, es el de promoción del deporte, ya que cada vez que hacíamos una edición venían diez o quince jugadores nuevos, lo que para nosotros era todo un logro.

«A partir de aquello, fuimos reconocidos a nivel mundial solamente por la difusión del evento y las entrevistas que conllevaba.»

Siempre quisimos entrar en los Record Guinness, pero suponía un coste económico muy elevado que no nos podemos permitir. Tratamos de conseguir algún tipo de ayuda, pero siendo un deporte poco reconocido en el país nunca la conseguimos, ni si quiera de los propios ayuntamientos.

El último año en el “Partido más largo del mundo”, que tuvo lugar en El Pilar (Córdoba, Argentina) y que correspondía a la décima edición, se llegaron a jugar 35 horas de juego continuas. En el partido participan dos equipos (que reciben nombres como, por ejemplo, “el equipo amarillo” y el “equipo rojo”) compuestos por jugadores de diferentes categorías y diferentes sexos. Ambos equipos tienen que conseguir que el balón no se detenga, a pesar de que, cada una hora de juego se cambia la categoría que se encuentra en pista por la que le sigue (por ejemplo, los jugadores alevines serían sustituidos por los infantiles), siempre sin frenar el balón. El objetivo es batir un récord entre los dos equipos, no se trata de algo puramente competitivo.

«Cuantos más participantes mejor porque tendríamos más posibilidades de lograr un mayor récord»

Este año he planteado al Club Handbol Ribes de trasladar este proyecto aquí y, de cara a un futuro, me gustaría incluso tratar de conseguir que los partidos se jueguen de manera simultánea en Argentina y en España. Por supuesto, no es un proyecto enfocado únicamente a los jugadores del Club Handbol Ribes, cuantos más participantes mejor porque tendríamos más posibilidades de lograr un mayor récord.

Lautaro Alarcón con su padre. Foto: Cedida
Lautaro Alarcón con su padre. Foto: Cedida

Un objetivo a largo plazo es conseguir que se unan a este proyecto más países, con la finalidad de que, en un tiempo, haya diez países, o más, jugando un partido de balonmano de manera simultánea y hacer de ello un Record Guinness.

Elena Custodio
Sobre el Autor

Artículos Relacionados

Conocemos a Andrea Loscos, la jugadora de Dominicos que e su primer año de sénior está siendo una...

Descubrimos a Arantza Moreno, la actual campeona de España de lanzamiento de jabalina que guarda...

Pablo Astudillo vivió un intenso final de temporada en mayo: marcar el gol final para alzar el...

Deja una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.