Nuestra siguiente protagonista se encuentra en un año sabático de balonmano. La cántabra Olalla Calvo Lozano (Santander, 1993) no solo destacaba en el 40×20 sino también en el laboratorio. La joven doctoranda promete volver al balonmano mientras se prepara para un apasionante futuro ligado a la investigación.

Valonmano Con V: Buenas Olalla, ¿qué tal todo?

Olalla Calvo: ¡Hola! Muy bien, encantada.

Valonmano Con V: Entrando en materia, ¿cuéntanos un poco sobre tu carrera en el balonmano? ¿cómo empezó todo?

Olalla Calvo: Empecé a jugar con 6 – 7 años en el club A.D. Sagardía, que entrenaban en el pabellón de mi colegio. En unas vacaciones de verano mis amigas del colegio hicieron un campus de balonmano y les había encantado. Cuando empezó el curso, el balonmano era una extraescolar y como todas mis amigas se apuntaban, fui a probar. ¡Fue un auténtico flechazo!  

Estuve en ese club hasta los 18 años que empecé la universidad y tuve que irme de Santander. Durante esos años de deporte base pude ganar algunas ligas de Cantabria y poder disputar Sectores Territoriales; fui con la selección a los Campeonatos de España, que era la mejor semana del año; e incluso pude jugar en la máxima categoría contra grandes potencias como el Itxako.

Foto: Cedida

Valonmano Con V: ¿Cómo fue tu primer gran cambio al irte a León?

Olalla Calvo: Si lo describirlo con una sola palabra fue enriquecedor. Como todo cambio al principio fue duro porque suponía salir totalmente de mi zona de confort pero eso te hace aprender. Era un cambio a todos los niveles, a nivel personal empezaba la universidad en una ciudad nueva lejos de mi familia. 

A nivel deportivo, era dejar el club de mi vida con mis amigas del colegio para ir a otro club con chicas totalmente desconocidas. Sin embargo, como he dicho al principio, fue muy enriquecedor porque en esos 4 años en León aprendí a valerme por mí misma, a afrontar situaciones incómodas y se crearon nuevas familias con mis amigas de la carrera y con las compañeras de equipo.

Foto: Cedida

Valonmano Con V: Y tras León, llegó Barcelona…

Olalla Calvo: Exacto. Cuando acabé el Grado de Biotecnología tenía claro que quería hacer un máster relacionado con la genética en Barcelona. (Creo que el libro “Nada” de Carmen Laforet tuvo bastante que ver en la decisión de la ciudad. Es más, en cuanto llegué fui a pasear por la calle Aribau).

Solicité dos másters, en la Universitat de Barcelona (UB) y en la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB). Me decidí por la UB porque la facultad está en Barcelona mientras que la UAB está en Bellaterra, a media hora en transporte público. Pensando que solo estaría en la ciudad el año del máster, quería disfrutarla al 100%.

Valonmano Con V: Has podido disfrutar de tres balonmanos muy diferentes: Cantabria, León y Barcelona, ¿has visto grandes diferencias?

Olalla Calvo: Sí, son tres estilos bastante diferentes aunque creo que la categoría en la que se juegue también influye. En Cantabria era un balonmano más tosco, de defensas muy fuertes con mucho contacto. Cuando llegué a León el balonmano era mucho más rápido y dinámico; y en Cataluña es un balonmano muy táctico, con muchas jugadas para iniciar los ataques.

Foto: Jordi Terrón / SJD

Valonmano Con V: Centrándonos en tu trabajo de investigación, ¿qué fue lo que te decantó por estudiar Biotecnología en León?

Olalla Calvo: Esto debo explicarlo por separado. Por una parte decidí estudiar Biotecnología porque me encantaban las ciencias naturales y de pequeña siempre estaba trasteando haciendo potingues jajaja. En Bachiller hice alguna práctica de laboratorio y supe que mi sitio estaba ahí.

Buscando carreras que juntaran estas características descubrí la biotecnología, que en ese momento estaba empezando a darse a conocer, y en cuanto supe las asignaturas y salidas que tenía decidí que quería ser biotecnóloga. Por otra parte, la decisión de León fue por el balonmano. 

La carrera de Biotecnología estaba en Oviedo, León y Bilbao, como ciudades más cercanas a Santander, pero el CLEBA tenía el equipo de División de Honor Plata asociado a la Universidad de León (ULe) y entrenaban en el campus universitario, así que puedo decir que realmente fue el balonmano el que escogió la cuidad por mí. Además, León es una ciudad que vive con pasión el balonmano, no podía haber ido a otro sitio mejor.

Valonmano Con V: Luego, como hemos comentado antes, te decidiste por la Universitat de Barcelona para estudiar tu máster. ¿Sobre qué hiciste tu TFM?

Olalla Calvo: El TFM lo realicé en la sección de Errores Congénitos del Metabolismo del Hospital Clínic y consistía en la secuenciación del exoma a través de paneles de genes como herramienta para el diagnóstico de enfermedades del metabolismo energético mitocondrial. (Igual es necesario un glosario con los conceptos más técnicos jajaja).

Es decir, a partir de la historia clínica y los análisis bioquímicos de los pacientes que reflejaban enfermedades del metabolismo energético mitocondrial, nosotros teníamos que identificar los genes implicados y las mutaciones que éstos presentaban usando los paneles de genes. Además, demostrábamos que esas mutaciones eran las causantes de la enfermedad haciendo un estudio genético de los padres.

Estas enfermedades afectan a 1 de cada 5.000 individuos nacidos vivos, es decir, se engloban dentro de las enfermedades raras. Me sentía muy gratificada de poder trabajar para ayudar en la investigación de enfermedades que afectan a tan poca gente y que normalmente, al ser una minoría, están más olvidados.

Valonmano Con V: ¿Qué nos podrías contar de tu proyecto?, ¿en qué se basa?

Olalla Calvo: Ahora estoy realizando la tesis doctoral en el Instituto Catalán de Nanociencia y Nanotecnología (ICN2). Nuestro grupo de investigación se centra en el desarrollo de biosensores ópticos (evaluamos características de la luz) para aplicaciones biológicas como diagnóstico clínico o biorremediación. Para que se entienda mejor qué es un biosensor pondré un ejemplo conocido, el test de embarazo.

En mi caso desarrollo biosensores para el diagnóstico precoz del cáncer de pulmón. Para ello hay que detectar los biomarcadores que te indican que la enfermedad está apareciendo o evolucionando. En concreto, los biomarcadores escogidos en mi tesis son genéticos como los microARNs o diferentes isoformas del ARN mensajero, epigenéticos como la metilación del ADN, y proteínas.

Todos ellos presentes en la sangre o las células del paciente. Es una tesis multidisciplinar porque en el grupo montamos las plataformas sensoras mediante la física e ingeniería, y modificamos las superficies mediante la química para detectar los compuestos biológicos.

Valonmano Con V: La investigación en España, según la mayoría de la comunidad científica, está en crisis. ¿Crees que es así? ¿Hacen falta más recursos?

Olalla Calvo: Sí, totalmente. La investigación es necesaria para evolucionar, nos da el conocimiento, que es poder, y nos aleja de pseudociencias. Sin ciencia no hay futuro y es imprescindible destinar más recursos para evitar la “fuga de cerebros”, para que no se trabajen en condiciones precarias en los laboratorios, tanto de contratos de personal como de equipamientos.

Valonmano Con V: Pregunta complicada, ¿podrías relacionar tu campo de investigación con el balonmano (o el deporte)?

Olalla Calvo: En ambos casos se trata de saber leer qué está pasando y aplicar diferentes estrategias para ganar. En el caso del balonmano tienes que analizar al rival, sus puntos fuertes y débiles, y en cada ataque/defensa buscas aprovecharte de ellos para poder llevarte el partido.

Con los biosensores es parecido, el rival es el cáncer y su punto débil los biomarcadores, que son como huellas que deja en el organismo a medida que avanza la enfermedad. Con mi investigación usamos los experimentos para detectar esas “huellas” en cuanto aparecen y así poder diagnosticar el cáncer en estadios tempranos y combatirlo a tiempo.

Valonmano Con V: Completa la frase, “el balonmano y la ciencia…”

Olalla Calvo: El balonmano y la ciencia me han enseñado a trabajar en equipo y ser persistente y autoexigente. Tras cada experimento o partido/entreno sin los resultados esperados hay que volver a empezar con las mismas ganas para seguir mejorando y cumpliendo objetivos.

Valonmano Con V: Y, por último, tras tu año sabático, ¿tienes pensado volver a las pistas? ¿tienes mono de volver a jugar?

Olalla Calvo: Sí, volveré seguro. Ahora disfruto mucho viendo los partidos desde la grada y el gusanillo de la competición siempre se despierta pero de momento no tengo la necesidad de volver a las pistas.

Xavi Vegas
Sobre el Autor

Periodista. Con ganas de contar historias. Todo aquello que no trasciende no deja de ser interesante, tan solo se le tiene que dar el punto de vista adecuado.

Artículos Relacionados

A nuestro viajero Carlos le tocó vivir toda la intensidad de Macedonia. Des de un partido cadete en...

La nueva entrega de Langahandball nos relata el paso por Croacia así como promete una posterior...

Una entrega más de nuestro viajero Carlos Langarita, esta vez visitando las entrañas de la...

Deja una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.