Este último año parece que no ha sido el mejor en la vida de José Manuel Ruiz de Cenzano, os explicamos por qué. Para ello hemos de repasar ciertos puntos, desde su llegada a la Federación Vasca de Balonmano hasta su salida de esta. En 2013, este señor, fue elegido presidente de la federación por el periodo de 4 años. Una vez es nombrado presidente encarga al exdirectivo Gregorio Villoria encontrar una aseguradora para los seguros obligatorios federativos. Villoria preparó el acuerdo con AON gestionado por la correduría Pont Group en 2013, y Adartia en los siguientes. En este pacto se establecía que la aseguradora pagaría 8.000 euros anuales a la federación como patrocinio. Ya en 2014, Villoria renunciaría a su cargo por «diferencias» con el presidente Ruiz de Cenzano, pero aún y así vigiló de cerca la ejecución de este contrato.

Presidente Federación Vasca

Foto: Diario Vasco

La denuncia

El diciembre pasado, un tribunal donostiarra aceptó a tramite la denuncia impuesta por Gregorio Villoria al por aquel entonces presidente de la federación, Ruiz de Cenzano. Se le atribuía un delito de apropiación indebida de un mínimo de 4.000 euros. Esta denuncia venia refrendada por la prueba presentada por Villoria, un recibo dado por AON donde se mostraba el pago de esta cantidad en motivo de patrocinio a la federación. Lo que hizo saltar las sospechas del exdirigente vasco era que ese ingreso no estaba presente en las cuentas de la federación a final de año y que el numero de cuenta al que se había hecho el ingreso no parecía ser uno de los de la federación.

Villoria consiguió el nombre de los titulares de la cuenta y eran, oh sorpresa, el presidente Ruiz de Cenzano y su tesorero por aquel momento,  Juan José Diaz de Monasterioguren. «Ruiz de Cenzano ha recibido al menos 4.000 euros en una cuenta de su titularidad cuando debería haber sido recibido por la Federación», recogía la demanda.

José Manuel Ruiz de Cenzano, expresidente de la Federación Vasca de Balonmano

Foto: Euskal Eskubaloi Federazio

Una vez empezó la investigación, se amplió la denuncia y ya se acreditaban más de 40.000 euros de apropiación indebida, según indicaba la Cope. Las últimas informaciones sobre esta denuncia anuncian que la propia Federación Vasca se personará contra su expresidente. Esta medida se da después de que en junio el gobierno vasco interviniera la federación poniendo a José Javier Cortazár como interventor de la misma.

Ruiz de Cenzano, un hombre de gustos caros

Este no es el único escándalo del cuál Cenzano es protagonista. Durante su mandato en la Federación Vasca de Balonmano también han sido noticia los gastos en dietas y representación del expresidente. Cenzano, que hasta su renuncia era uno de los hombres fuertes y de más confianza del presidente de la RFEBM, fue el centro de la investigación ordenada por el gobierno vasco sobre las cuentas de 2014 y 2015. El gobierno exigió una auditoria a los gastos del presidente. Si bien estaban todos tipificados: comida, viajes, peajes, etc. Casi nunca se especificaba que era lo que había provocado ese gasto, el porqué.

Según la auditoria, los gastos no se soportan por sí mismos al faltar información. La investigación se amplió también a las cuentas de 2016. En total, los gastos del presidente en estos ejercicios, en cuestión de desplazamiento (a 0,25 el kilómetro) se computan en 70.884€, unos 233.692 kilómetros en tres años. Si añadimos los gastos de representación, el montante final alcanza nada más y nada menos que 89.529,79€. 

© 2020 Diseño Web Digital UO | Aviso legal | Política de Privacidad | Cookies | PATROCINADORES | CONTACTO