Conocemos cómo es la experiencia de ser campeones de España juvenil de mano de Paula Arcos y Javier Bodí

Ha pasado un año desde que se celebraran las Finales de los Campeonatos de España

El tiempo ha volado y ya ha pasado un año desde el domingo 5 de mayo, día señalado para la familia del balonmano base y en especial para 16 equipos que disputaron las Fases Finales del Campeonato de España Juvenil. Valonmano con V contó, tanto en la sede femenina de Vigo como en la masculina de Málaga, con un amplio despliegue de medios en el que os ofrecimos las mejores fotos y la información más detallada de ambas Fases Finales.

En condiciones normales, esta semana tendríamos que estar hablando con los flamantes campeones de España resultantes de las Fases Finales que se deberían de haber disputado, acorde con el calendario establecido por la Real Federación Española de Balonmano, entre los días 29 de abril y 3 de mayo.

Para conocer de primera mano qué es vivir una Fase Final de Campeonato de España en categoría juvenil, contamos con el testimonio de dos Campeones de España y MVP’s de los respectivos Campeonatos: Paula Arcos, jugadora del Club Balonmano Elche y Javier Bodí, por entonces jugador del Colegio San Agustín y actualmente en las filas del Quabit Guadalajara.

Paula Arcos

Formada en la cantera del Hispanitas Balonmano Petrer, Paula Arcos comenzó a destacar desde sus inicios cuando formó parte de la Selección Valenciana que consiguió el subcampeonato en la categoría Infantil Femenina en el CESA celebrado en el año 2015 en Castellón.

Paula Arcos en el CESA de Galicia 2018. Foto: Xoel Gil

Desde entonces y, hasta el día de hoy, su progresión ha sido meteórica. Paula jugó un papel clave en las Selección Valenciana, como en el CESA de Valladolid; así como con su club, el CBM Elche, en los distintos campeonatos de España como el de Elgoibar de 2018 0 el de Vigo en 2019.

Además, Paula Arcos ha pasado a formar parte del Objetivo ‘Guerreras 2021’ coordinado por el seleccionador nacional absoluto Carlos Viver, lo que la sitúa como una de las jugadoras más prometedoras del panorama nacional de cara al Mundial Femenino que tendrá lugar en España en 2021.

Valonmano con V:  ¿Cómo fue la temporada pasada para ti Jugando a la vez con juveniles, el Mustang, la selección española, y la valenciana?

Paula Arcos: La temporada pasada, igual que la anterior, fueron dos temporadas donde no tengo ninguna pega. Ya no solamente por el hecho de todo lo que conseguimos, sino por el tipo de gente con la que he tenido el gusto de coincidir en el equipo. He tenido unas compañeras maravillosas y uno grupo de padres maravillosos, algo que me ha marcado mucho.

Jugar en División de Honor Femenina siendo juvenil fue algo brutal para mi, igual que el estar con la Selección Española Junior. De hecho, en la primera convocatoria como junior sentí muchísima emoción al ver mi nombre en las listas, me puse a llorar. Es una experiencia que como deportista te da la vida y te anima a seguir.

Valonmano con V: ¿Cómo vivisteis, como equipo, la semana del Campeonato de España en Vigo?

Paula Arcos: La semana del Campeonato de España fue nuestra última semana juntas como equipo después de tanto tiempo, rodeas de gente increíble como comentaba antes. Cada una de nosotras sabíamos que era algo que no íbamos a volver a repetir. Con independencia de lo que pasara en la pista, lo vivimos aprovechando cada momento de convivencia con el equipo. Y sobre el 40×20 nos dejamos la vida, pero disfrutamos muchísimo. No ganamos por tener la presión de ganar, si no porque disfrutábamos juntas en el campo.

Paula Arcos defendida por dos rivales en la Final Autonómica 2019. Foto: Jordi del Puente

Valonmano con V: ¿Qué recuerdas del 5 de mayo, el día que fuisteis campeonas de España?

Paula Arcos: Yo tuve la experiencia de haber jugado una final de Campeonato de España el año anterior en Elgoibar con la Generación del 2000, pero la final del año pasado fue algo diferente. Pese a la emoción del momento, había una parte de mi que estaba triste porque sabía que esto significaba el final de una etapa. De hecho, el sábado al pasar a la final hablé con mi entrenador (Joaquín Rocamora) y le dije que quería estar en el campo y jugar el último minuto, me daba igual cual fuera el resultado, pero quería disfrutar los últimos segundos del último partido como juvenil con mis compañeras. Cuando todo acabó, empezamos a abrazarnos como locas y llorar juntas. Al final, más que un equipo éramos un grupo de amigas.

Valonmano con V: ¿Te quedas con el oro conseguido en Elgoibar en 2018 o el de Vigo en 2019?

Paula Arcos: La verdad que echando la vista atrás, me estoy emocionando recordando esos momentos. No soy capaz de quedarme con ningún oro, me quedo con las grandes familias que formamos. Cuando veo un partido no me acuerdo de que soy campeona, para eso ya veo las medallas en la habitación, de lo que me acuerdo es de los buenos momentos y de la convivencia con mis compañeras, con mis amigas. Creo que a lo que menos valor le doy es a los méritos que he conseguido, porque sin la compañía de la gran familia que he tenido a mi alrededor no tendrían el mismo valor.

Valonmano con V: ¿Cómo está siendo esta primera temporada como sénior, donde además de competir en la Liga Guerreras eres parte del Objetivo ‘Guerreras 2021’?

Paula Arcos: Esta temporada he tenido algún altibajo que otro. Al principio no tuve muchos minutos y notaba esa falta de tener un equipo donde jugar más, algo que si que pasaba la anterior temporada al estar en juvenil y en sénior a la vez. Sentía que si que tenía importancia en el equipo, pero también soy consciente de que cuando nos estamos  jugando las castañas no van a sacar a una niña de 18 años. Es lógico, me falta experiencia y eso es algo que en mi equipo tenemos, y de sobra.

Estoy muy contenta de poder disfrutar de la oportunidad que me da el estar en la Selección Junior y de participar en el Objetivo. A pesar de todos los altibajos, como decía antes, estoy muy contenta con la temporada que he hecho en mi primer año como sénior.

Paula Arcos lanzando a portería duranta un partido de la Liga Guerreras Iberdrola. Foto: Jordi del Puente

Valonmano con V: ¿Qué te planteas de cara al futuro, de cara a la temporada que viene?

Paula Arcos: Me planteo coger un poquito más de experiencia, poder tener más importancia dentro del equipo y que poco a poco vaya mejorando como jugadora. Me considero muy exigente conmigo misma y, en un futuro, me gustaría poder llegar a ser una muy buena jugadora. Si voy mejorando año a año yo creo que puedo conseguirlo y eso sería algo increíble.

Valonmano con V: ¿Qué le dirías a aquellas jugadoras que tendrían que haber jugado el Campeonato de España Juvenil pero que por la situación actual no han podido hacerlo?

Paula Arcos: Me he acordado mucho de jugadoras que conozco y lo he comentado con algunas de mis compañeras de la temporada pasada. Pienso que es una experiencia que ha cada deportista te marca, ya no solo a nivel deportivo por disputar un Campeonato de España, sino por todo lo que le rodea. Me da mucha lástima que no lo hayan podido disfrutar, es algo que nadie se tendría que perder. Mucho ánimo de mi parte a toda esa generación y ojalá ver a alguna compañera en División de Honor muy pronto.

Javier Bodí

Formado en la cantera del Club Deportivo Agustinos  y siendo un habitual en los Campeonatos de España de Selecciones Autonómicas en representación de la Selección de la Comunitat Valenciana, Javier Bodí hijo ha crecido rodeado de balonmano por los cuatro costados. Su padre, Javier Bodí, fue jugador del mítico Calpisa de principios de los años 80 junto con jugadores de la talla de Santos Labaca o Miguel Ángel Cascallana; mientras que él ha crecido en una de las canteras por excelencia de nuestro balonmano, el Colegio San Agustín de Alicante.

Javier Bodí celebrando un gol en el Campeonato de España de Granollers 2018. Foto: Jordi del Puente

Javier Bodí se ha ganado, temporada a temporada, un hueco en el panorama de las promesas de nuestro balonmano a base de esfuerzo y trabajo duro; llegando a disputar partidos internacionales con la Selección Española en diferentes categorías, como los Juegos Olímpicos de la Juventud de Gyor. Bodí consiguió, también ganarse un puesto en el equipo de División de Honor Plata Masculina de su club, siendo pieza importante del ataque tricolor.

Valonmano con V: ¿Qué significó para vosotros, para un equipo de colegio, la consecución del Campeonato de España Juvenil Masculino en Málaga la temporada pasada?

Javier Bodí: Era el final de una etapa. Iban a ser nuestros últimos momentos como equipo después de tantos años juntos en el colegio y en el equipo, era una semana especial. El oro fue, para todos nosotros, el premio a muchas horas durante muchos años de esfuerzo y dedicación al balonmano. Hacía 36 años que el Colegio no ganaba un oro en la categoría juvenil masculina, algo que intentamos conseguir la temporada anterior en el Granollers. El Barça de la generación 2000-01 nos barrió de la pista en la final y nos dejó sin opciones de poder hacer nada en esa final.

En Málaga teníamos la oportunidad de redimir el error que cometimos el año anterior y de regalar, en nuestra despedida como jugadores juveniles, una medalla de oro al Padre Ángel y a todos los que forman la gran familia de Agustinos. Sinceramente, creo que esto es algo que el Colegio va a tardar años en repetir, porque la cantidad y calidad de factores humanos que se juntaron el año pasado no es algo que se vea con facilidad. Es algo muy difícil que un club de un colegio pueda alcanzar esos niveles y plantar cara a grandes clubes.

Valonmano con V: ¿Cómo ves el 5 de mayo, el día de la final, con la perspectiva de un año?

Javier Bodí: Lo pienso y se me pone la piel de gallina. Es como si fuera ayer, lo recuerdo todo a la perfección. Jugamos el partido contra iKasa BM Madrid el sábado, nos pusieron las cosas muy difíciles y conseguimos el pase a la final prácticamente en el último suspiro. Esa tarde en el hotel todos estábamos muy cansados, las piernas no nos daban para más después de la exigencia física que tuvimos que aguantar durante cuatro días seguidos. Recuerdo especialmente el momento de estar en las ‘Picopiscinas’ de hielo y estar hablando con mis compañeros cómo aforntar el partido del domingo, pero relajados, disfrutando de lo que habíamos conseguido y de hasta dónde habíamos llegado. 

La mañana siguiente, el día del partido, afrontamos con normalidad algo que no lo era: jugar una final de Campeonato de España. Recuerdo que en el vestuario pusimos la misma música que el resto de los partidos, no estábamos para cambiar nada. No sé si fuimos mejores en piernas que el Barça, pero fuimos mejores en cabeza y en corazón; lo dimos todo en el 40×20 del Pérez Canca y estuvimos acompañados por nuestra gente en la grada, por nuestra familia.

Javier Bodí en las semifinales del Campeonato de España de Málaga 2019. Foto: Emilio Duarte

Valonmano con V: Tras esa final, se anuncia tu fichaje por el Quabit Guadalajara en la Liga Sacyr Asobal. ¿Qué supuso para ti dar el paso de juvenil directamente a la máxima categoría del balonmano español?

Javier Bodí: Mi etapa de juvenil acabó de la mejor forma posible, con el oro al cuello y como MVP del Campeonato y también de la final. Pero el salto era una de las cosas en las que llevaba tiempo pensando, tanto que en Málaga tenía la idea en mi cabeza de que esos iban a ser los últimos partidos con mi equipo. 

No nos vamos a engañar, dar el salto es algo duro a todos los niveles; ya no solo en el deportivo, sino también en el académico, porque es fundamental complementar el deporte con una carrera. Dejar a tus amigos de toda la vida en Alicante es algo que también es duro, pero es que quien no arriesga no gana. Vivir fuera y estar solo también es otro handicap, pero en eso he tenido suerte de compartir piso en Guadalajara con Daniel Santamaría.

Creo que todavía no he terminado el salto, creo que me queda camino por hacer. Mis compañeros de equipo tienen un nivel extraordinario y a mi me toca trabajar muy duro en el gimnasio para ponerme a su ritmo.

Valonmano con V:Respecto a la temporada 2020-21, ¿dónde te ves?

Javier Bodí: De momento voy a continuar en el Quabit Guadalajara para la siguiente temporada. Espero que se me dé un poco mejor que esta, porque soy consciente de que lo puedo hacer muchísimo mejor y, por encima de todo, tomarnos las cosas con calma y pendientes de las indicaciones que se nos hagan desde el Ministerio de Sanidad y de la Real Federación Española de Balonmano sobre el tiempo y la forma en la que vuelve la Liga Sacyr Asobal y el resto de competiciones. Por lo pronto, lo último que hemos conocido es que la temporada que viene nos acompañará en la máxima categoría el Cisne Colegio los Sauces y el histórico Villa de Aranda.

Javier Bodí con el Quabit Guadalajara en la temporada 2019-20. Foto: Rafael Martín

Valonmano con V: ¿Qué le dirías a todos esos jugadores que tendrían que haber disputado el fin de semana pasado el Campeonato de España Juvenil y debido a la actual situación no han podido?

Javier Bodí: El otro día estuve pensando en mis compañeros de equipo de la pasada temporada que, siendo de primer año, estuvieron con nosotros. Yo me pongo en su situación y entiendo que tiene que ser algo muy duro asumir que no has podido jugar tu último partido como juvenil en condiciones, no has podido disfrutar de un Sector Nacional o de un Campeonato de España. Si encima a todo esto le sumas que pudieras tener alguna oportunidad de conseguir alguna medalla, la frustración es tremenda. Pero estoy seguro que van a tener más oportunidades, más momentos grandes en su vida relacionados con el balonmano y de divertirse dentro o alrededor del 40×20 sea cual sea su función dentro del equipo; ya sea como entrenadores, delegados, fisioterapeutas, ayudantes, …

© 2020 Diseño Web Digital UO | Aviso legal | Política de Privacidad | Cookies | PATROCINADORES | CONTACTO