La Asociación de Cubes de Balonmano no está pasando por su mejor momento a nivel histórico. Y, en estos momentos, parece que todo seguirá a peor. La salida del FC Barcelona y del Ciudad de Logroño de la Asobal, ha generado un crecimiento en la ruptura de dos sectores, que están muy parejos numéricamente de los clubes de la División de Honor del balonmano masculino español.

El conjunto blaugrana, dominador del balonmano español en la última década y el único equipo con potencial (económico y deportivo) para pelear por los títulos a nivel internacional, llevó a las últimas instancias el enfrentamiento que mantiene con los órganos rectores de la Asociación de Clubes de Balonmano (Asobal). El Barcelona no forma parte de ninguna. Un golpe duro para el balonmano español.

A finales del mes de mayo, siete clubes del balonmano español pidieron –en una carta- la dimisión de  Adolfo Aragonés, presidente de Asobal, debido a la “falta de trasparencia e información; la inacción de la asociación durante el periodo de confinamiento por la pandemia de COVID-19 y la división de los asociados. El FC Barcelona, Bidasoa-Irún, Ciudad Logroño, Anaitusana, Huesca, Granollers y Benidorn fueron los clubes antes mencionados. Cabe destacar que Adolfo Aragonés fue reelegido tras cinco apretadas votaciones el pasado 7 de marzo.

Foto: Ciudad de Logroño

El Barcelona quiere un cambio

«Si el presidente hubiera dimitido no nos habríamos ido, porque la Asociación tiene viabilidad y se podría impulsar un proyecto más creíble», afirmó  David Barrufet, mánager del FC Barcelona. «No hemos tenido respuesta a aquella carta y todo ha ido a peor. El desencanto es total y hasta aquí hemos llegado. Era una decisión complicada, pero avisamos de la intención», concluyó.

Por otro lado, Ángel Rituerto, presidente del Ciudad de Logroño, hace extensiva su crítica a la directiva de la asociación por lo que considera una falta de transparencia. «Pero sin Aragonés todo sería diferente. La dictadura que está marcando es impresionante. Los clubes nos arreglaríamos entre nosotros», declaró sin pelos en la lengua.

La marcha del Barcelona y Logroño (o de cualquier otro equipo) no tendrá consecuencia en el plano deportivo, debido a que se han inscrito a la división de honor a través de la Federación Española. Disputarán la próxima edición de la liga, que comenzará el 5 de septiembre. Pero el daño en la reputación  e imagen de la Asobal es importante. Los clubes querrán dominio total de sus derechos de imagen y eso generaía muchos problemas a la liga en muchos sentidos. Tampoco tendrían que tener el patrocinio de Asobal, lo que generaría muchas pérdidas a nivel económico, por la televisión.

© 2020 Diseño Web Digital UO | Aviso legal | Política de Privacidad | Cookies | PATROCINADORES | CONTACTO