El Club Balonmano Benidorm se ha convertido en el primer equipo eliminado de una competición por culpa de los protocolos de seguridad sanitaria derivados de la pandemia por el COVID-19. Unas reglas confusas y que han traído muchos problemas para este comienzo de las competiciones europeas. Las ligas profesionales y semiprofesionales han vuelto a la competición sin tener claras las reglas bajo las que se les juzgarán si tienen positivos en sus plantillas. Menos aún si resultan falsos positivos. Este es el caso del conjunto alicantino, que ha sido eliminado de la  EHF European League por unas pruebas que no han entregado resultados concluyentes.  Pero eso le condenó a guardar 10 días de cuarentena.

El conjunto dirigido por Fernando Latorre tenía que viajar a Viena para enfrentarse al Fiver Handball de Austria. Dicho partido correspondía a la vuelta de la Ronda 2 de la competición europea. Y al que llegaba con una victoria de 34-31 en casa. Sin embargo, la Conselleria de Sanidad le prohibió desplazarse a suelo austriaco debido a los casos no concluyentes.

«Aunque la Asobal solo nos exige test serológicos, decidimos hacernos ya una PCR porque en Europa sí que nos la piden. Cuando nos comunicaron los positivos se aplazó el partido y, con el apoyo del Huesca, volvimos a hacer test serológicos que dieron negativo», afirmó Javier Abinzano para El Mundo.

Ante esto, la EHF comunicó al Club Balonmano Benidorm que su incomparecencia en Viena tenía como consecuencia la expulsión de la competición. La que disputaba por primera vez en su historia.

Por otro lado, el club ha anunciado que recurrirá la decisión a través de la Federación Española de Balonmano. Siente que hay fechas para poder aplazar el partido, pero todo parece afirmar que el daño está hecho. Y también tendría consecuencias en Asobal, ya que tendría que aplazar dos partidos por los 10 días de cuarentena.

© 2020 Diseño Web Digital UO | Aviso legal | Política de Privacidad | Cookies | PATROCINADORES | CONTACTO