El aplazamiento de las primeras jornadas de la Liga Sacyr Asobal ha sido un duro golpe para varios equipos que ya estaban preparados para comenzar. Uno de los afectados es Quique Domínguez, quien iba a debutar de manera oficial en el club. Estaba pautado, ante de la suspensión, que enfrentara al Guadalajara.  En tal caso, su debut podría llegar el próximo miércoles en la Catedral ante el Barcelona, el mejor equipo de la competición. “Ojalá empiece la liga ese día. Pero no lo veo claro. La incertidumbre es enorme”, dice.

Por otro lado, las polémicas y peleas generadas en los últimos meses entre Asobal y la Federación Española han generado tensión en el ambiente. Reproches, choques y dimisiones que han agravado la situación actual. Aunado a la pandemia por el COVID-19.  “La situación actual del balonmano es muy preocupante y difícil. La verdad. Más allá ya de la covid-19. Está claro que la asociación de clubes (Asobal) está muy dividida y que los bandos tienen posiciones muy encontradas. Se están exteriorizando enfrentamientos fuertes. Con todo ello, y viéndolo desde fuera, parece difícil que puedan unir fuerzas y compartir un mismo proyecto, que es lo que realmente se necesita, más aún en este momento”, agrega.

FUENTE: Helvetia Anaitasuna

Quique Domínguez es un veterano en el balonmano español. Por lo que se siente preocupado con la situación actual del deporte. “El balonmano podía haber sido un ejemplo pero lo único que se ha mostrado estos días ha sido desunión y declaraciones encontradas”.

“Por el momento las fechas de inicio de la liga no se han respetado y la incertidumbre es enorme. Incluso sobre si se va a mantener o no el formato previsto. Una liga regular, con tantos partidos y ante los positivos que ya está habiendo, va a ser muy difícil. Al menos tal y como estaba prevista”, concluyó.

© 2020 Diseño Web Digital UO | Aviso legal | Política de Privacidad | Cookies | PATROCINADORES | CONTACTO