El THW Kiel se coronó campeón de la que parecía nunca terminar, Champions League 2019/20. El equipo alemán dirigido por Filip Jicha batió a un Barcelona que no tuvo su mejor día en el partido menos indicado. Los alemanes entraron al encuentro con una dinámica tremenda y no pararon de arrollar defensas en ningún momento.

Esta es la cuarta Champions para el equipo alemán y la primera como entrenador para Jicha que, es el tercero en tener el trofeo como jugador y entrenador. El Barça por su parte ha perdido su quinta final y sigue sin poder encontrar el camino para lograr la décima. El partido de Niklas Landin, Sander Sagosen y Nicklas Eckberg fue mucho más contundente para dejar al Barça en otra decepción europea.

Xavi Pascual tenía encima un reto que se le resiste de hace ya cinco años, como lo es la Champions League. El entrenador catalán no ha podido atravesar los momentos difíciles e importantes en los últimos años y ha sido fuertemente criticado por los aficionados.

El partido comenzaría con algo que iba a indicar lo que viviría el Barça en el partido: Un fallo desde los siete metros. Y es que el conjunto blaugrana tuvo un día malo en la fecha que menos debía tenerlo. Pérdidas, errores infantiles, fallos de cara a gol, fallos desde los siete metros y una defensa poco correcta. Durante los primeros cinco minutos los alemanes y catalanes se darían duro en un inicio donde se marcarían en cada ataque. Pero, con goles de Pekeler y Sagosen, el Kiel logró adelantarse 5-7 en 10′.

El THW Kiel iba a castigar fuertemente a la defensa blaugrana en el contraataque donde Eckberg, Sagosen y Dahmke estarían gozando marcando a diestra y siniestra mientras que el Barça no respondía y veía como sus intentos eran negados por las tapadas de un duro Niklas Landin en el arco que finalizó el partido con 14 paradas en total.

Los dirigidos por Pascual se acercarían y empatarían todo a 15 dándole ilusión a los barcelonistas que a través de Dika Mem celebrarían el empate. Pero, más allá de eso, el Kiel se volvió a alejar con goles de Pekeler y un Steffen Weinhold que terminó uniéndose a la fiesta. 16-19 finalizaría la primera mitad. Una preocupante para el Barça ya que más allá de los intentos y demás, la estructura no estaba funcionando en la pista y Pascual no encontraba soluciones ante el poderío alemán.

Las cosas no serían muy distintas para el Barça en el segundo tiempo que sabían que el THW Kiel no iba a bajar los brazos. Con un gol de Entrerríos y de Cindric se colocaban a dos (19-21) pero los alemanes seguirían reluciendo todo su potencial y buen juego en la pista. Ante el que para muchos, era el favorito a llevarse la Champions, con la -posiblemente- mejor plantilla de toda Europa.

Otra vez Weinhold y Pekeler marcarían tantos decisivos para alejarse a cinco goles (20-25) pero respondió Aleix Gómez que fue el máximo goleador del duelo con 10 en total. Con otro de Dika Mem y tres seguidos de Gómez las cosas se pondrían 23-26 y solo faltaban 9 minutos en el marcador. Los catalanes intentaban todo pero las cosas no salían de la mejor manera contra el muro que imponía Landin.

La importancia de Sander Sagosen se hizo mucho más grande cuando en la recta final del partido se abriría camino para marcar dos goles vitales que colocarían todo 25-29, a cuatro goles de distancia y a tan solo 5 minutos de saborear la gloria europea. El Barça se dejó llevar y el THW Kiel pudo sentenciar lo que fue su cuarta Champions y su segunda que le ha ganado al equipo azulgrana en su historia. Apenas sonó el silbato final el conjunto alemán desató el éxtasis en las celebraciones. Una gloria europea que por ahora, no saborean los de Cataluña y sí, los de Kiel.

Kiels Sander Sagosen beim Wurf gegen Barcelonas Thiagus Petrus © dpa-Bildfunk Foto: Marius Becker/dpa

Foto: THW Kiel.

© 2020 Diseño Web Digital UO | Aviso legal | Política de Privacidad | Cookies | PATROCINADORES | CONTACTO