El Mundial de Egipto 2021 está ya a dos días de su gran inicio. Una que para la Federación Egipcia de Balonmano, creían que iban a contar con hasta el 20% de los aficionados en cada pabellón. Decisión que le pareció una locura a muchos. Lo que hizo echar un paso atrás y ahora decidir que el Mundial se jugará sin público.

Así fue decidido este cambio el día de ayer por el comité organizador, que es el primer ministro de Egipto, Mostafa Adbouly. Tan solo una semana después de anunciarse que iban a permitir el 20% de aforo en los estadios, se revierte la situación. Todo este lío, comienza con el desagrado de muchos jugadores, entre ellos, Mikkel Hansen. Ya que no quieren que el mundial se juegue con aficionados, debido al peligro a la salud que conllevaría esta elección.

Stadium Locations

Foto: Cairo Stadium.

La Unión Europea de Jugadores mostró de hecho una carta al presidente de la Federación Internacional Europea (IHF), Hassan Moustafa. Una carta que hablaba de esta preocupación al riesgo y peligro que esto puede significar. Ya él mismo hecho de que vayan a jugar entre sí los partidos requiere de convicción para jugarlo y poner su salud en riesgo de contagio. Ahora, con aficionados, sería más delicado

Este 20% iba a alcanzar (de comprarse todas las entradas) los 3.700 espectadores en el Sports Hall de El Cairo. Que es el pabellón con más aforo para el Mundial, contando con 17.000 asientos en total. Ese escenario será sede del partido inaugural y los encuentros por las medallas. Los otros pabellones elegidos para el Campeonato Mundial estarían rondando entre 1000 y 1500 aficionados.

Luego de renuncias de jugadores, otros considerando hacer lo mismo, el Mundial estaba perdiendo calidad y vistas. Por ende, el presidente de la IHF reflexionó sobre la decisión de permitir el 20% y junto al comité organizativo decidieron revertir todos los papeles.

© 2020 Diseño Web Digital UO | Aviso legal | Política de Privacidad | Cookies | PATROCINADORES | CONTACTO