Gabriel Chaparro es el pívot titular de la selección uruguaya a sus 25 años. Un jugador clave con una increíble historia en cuanto a su transformación física. Uruguay disputará su primer Mundial en su historia. Por supuesto, acompañado de Chaparro en esta travesía.

Gabriel, fue entrevistado para el diario El Observador, donde contó su historia de superación y una travesía por Uruguay y el mundo del balonmano. Con tan sólo 15 años se presentó a su primera práctica en el equipo Hebraica Macabi de la Ciudad Vieja de Montevideo. En ese entonces, el técnico del equipo era Gaston Lewi, el cual fue vital para Chaparro.

Él mismo Lewi le hizo una pregunta importantísima aquel primer día en un equipo profesional de handball. “¿De qué juegas?” A lo que Gabriel respondió, sin saber casi nada de balonmano: “Cerca del arco”. Lewi le preguntó que si era de pívot y él afirmó: “Sí, de pívot”.Aún sin saber nada, solo para pasar la pregunta y como niño emocionado iniciar a lanzar balones en la práctica. De esta manera, empezó el gran camino del pívot tiular de la selección uruguaya.

Chaparro le declaró al diario El Observador que creía que “el pivot estaba cerca del arco” y que terminó escogiendo “la posición más sufrida”. Ya con tan sólo 15 años de edad, Gabriel Chaparro medía 1,74 metros de altura. Una medida bastante grande para un chico de esa edad. Además, Lewi indica que: “A partir de ese momento no ha parado de crecer”. Refiriéndose a su carrera y un guiño a su altura.

Foto. El Observador.

Siguió comentando orgulloso de su discípulo que: “En el 2011 ya subió al primer equipo y lo citaron a la selección cadeta. Es un jugador muy competitivo, muy trabajador y que logra visualizar lo que tiene que hacer para seguir creciendo y después lo hace”.

Hay que decir que Chaparro tuvo poca suerte con muchos deportes. Según él, intentó jugar hasta bolos. Le ofrecieron jugar baloncesto por su estatura pero una respuesta a una pregunta, lo dejó enamorado del deporte que ha practicado durante diez años. En el 2011 jugó el Panamericano de Mar del Plata 2011 sub-15, donde ganó la medalla de plata y fue muy importante en su carrera.

Su generación contaba con jugadores como: Eric Rambao, Alejandro Álvarez, Nicolás Sintas, Sebastían Vecino, entre otros muy buenos jugadores uruguayos. Un año después, en el 2012 ya Gabriel fue convocado a entrenar con la selección mayor con Bruno Méndez. La carrera de Gabriel Chaparro iba en ascenso. En 2015 logró algo inédito con la selección junior, al clasificarse a su primer mundial.

Pero llegaban las primeras noticias, antes del Mundial volvían de un Panamericano. Tras el primer entrenamiento fue empujado y se fracturó el quinto metatarsiano. “Llegué con lo justo, pero no me perdía el Mundial por nada”. Declara el pívot. Lewi, recuerda que antes de viajar tuvo papera, una Infección viral que afecta a las glándulas salivales, llegó con el torneo iniciado y contra Japón “fue imparable y metió 10 goles”. Según cuenta el entrenador.

Ahora, como previa al Mundial que está a la vuelta de la esquina, ya Chaparro ha anticipado lo que se viene en una fuertísima fase de grupos: “Nos va a tocar con dos mega potencias como Alemania y Hungría. Después con Cabo Verde que tiene jugadores importantes en Asobal y otras ligas europeas. Pero vamos a disfrutarlo y a dar lo mejor de nosotros”.

© 2020 Diseño Web Digital UO | Aviso legal | Política de Privacidad | Cookies | PATROCINADORES | CONTACTO