El balonmano español siempre está en situaciones complejas, pero al mismo tiempo la selección nacional ofrece otro contexto tremendo, lo cual hace que el público no se de cuenta de lo que verdaderamente está pasando tras las medallas y los triunfos continentales.

La temporada 2020/21 ha sido accidentada para casi todos los deportes en España. Aplazos de partidos de la Liga ASOBAL, en el fútbol lo mismo, en el voleibol también. En casi todas las disciplinas se están viviendo momentos complicados ya que se siguen viviendo pérdidas sin los aficionados en los estadios. Además de ajustes en el calendario y fuertes desgastes en los jugadores. En el balonmano, se han disputado ya 1600 partidos entre las competiciones profesionales y estatales. Pero también se han suspendido más de 100. Y muchos otros que se han tenido que jugar con riesgo de contagio. 

Francisco Vidal Blázquez arcía, presidente de la Real Federación Española de Balonmano (RFEBM) explica que la situación con el deporte base y el deporte no profesional está siendo muy complicada y que teme lo peor. “Lo que más nos preocupa es la situación de los equipos de base y escolar. Porque dependen de las comunidades y han tenido problemas para iniciar las competiciones”. Comentó Blázquez.

Muy pocos territorios autonómicos han permitido que eldeporte basa regrese con la regularidad normal. Muchos torneos no profesionales se han tenido que parar, reanudar y así sucesivamente, debido a los casos positivos de los equipos. A ello, se le suman los aislamientos de las plantillas enteras y demás. La RFEBM da por hecho que algunas competiciones estatales no pdorán comenzar. Blázquez afirma que también existe el entendible miedo de los padres a apuntar a sus hijos a los deportes. “Ese miedo existe y está patente, y supondrá una reducción de practicantes en los clubes”.

Resultado de imagen de FRANCISCO vidal blazquez

Foto: El Deporte Conquese.

El presidente de la RFEBM lamenta que “algunos territorios entienden que el deporte puede ser un foco de contagio, creo que de forma errónea”. Y asegura la cantidad de federados que se podrían perder este año: “Creo que habrá una merma importante de federados. Podemos estar hablando de un 30% o 40% fácilmente”.

¿De cuántos federados estaríamos hablando? Entre 30 y 40 mil. En el 2019 el balonmano español registró 100.368 federados, los números de este año devolvería a la disciplina a los que registraron hace tres décadas en 1991 (63.105). Un golpe bajo y fuerte para el balonmano español. Aún así, hasta el mes de julio la RFEBM no podrá calcular el número exacta de federados que participaron.

Además, prevén un 23% menos en ingresos. Blázquez confirma que “2021 y 2022 serán dos años bastante complicados para este deporte” y que esta crisis por la pandemia puede durar “varios años”.

© 2020 Diseño Web Digital UO | Aviso legal | Política de Privacidad | Cookies | PATROCINADORES | CONTACTO