La historia de Monique y Jazmiera Ditter, madre e hija, balonmanistas, es una muy interesante. Ambas ya han representado a la selección nacional de Canadá, pero claramente, en diferentes generaciones. El balonmano es uno de esos claros ejemplos de la inspiración de un hijo en sus padres. Las Ditter, viven este momento día a día. Monique fue una ex-portera del combinado canadiense entre 1981 y 1991. Inspirando así a Jazmiera a seguir sus pasos. Apenas está celebrando su cumpleaños número 20, pero lleva practicando la disciplina por más de seis años. Disciplina que dudó escoger con el fútbol.

Monique explica que: “Ver a mi hija perseguir su sueño deportivo también en balonmano es increíble. También fue excelente en el fútbol, estando en la lista de finalistas de la selección nacional de Canadá para las Copas Mundiales FIFA U15 y FIFA U17″. Continuó agregando que: “Mi viaje es uno que apreciaré por siempre. El sueño de representar a su país, bueno, resultó ser el sentimiento más grande del mundo. Jugando para Canadá en el extranjero, las giras europeas fueron increíbles, pero hubo algo muy especial en los Juegos Panamericanos con otros 525 atletas canadienses a nuestro lado”.

La canadiense concluyó diciendo que: “Pero aún más increíble, vi a cinco miembros de mi familia sentados detrás de una bandera canadiense de 3 x 5 pies colocada sobre una barandilla de poco más de 80,000 personas. Yo no lo podía creer. No los había visto en casi 10 meses ya que había estado entrenando a tiempo completo en la provincia de Quebec a casi 2.500 km de casa. Cuando terminaron las ceremonias y despejamos la pista, mi familia vino a saludarme y ese fue el mejor momento de mi carrera”.

donlin

Foto: IHF.

Jazmiera Ditter también dio algunas palabras a la IHF sobre su historia: “Elegí jugar el juego, porque mi madre me lo presentó y me trajo en un equipo provincial femenino junior, que participó en los Campeonatos Nacionales. Con este equipo y viendo un juego de ritmo muy rápido, realmente me enamoré del balonmano”. Comentó Jazmiera. “Me encanta practicar deportes de contacto y lo que más me atrajo fue la velocidad del balonmano. Esto hace que sea muy emocionante de ver y aún más emocionante de jugar”. 

Agregó finalmente que: “Mi último sueño sería jugar algún día en los Juegos Olímpicos y en los Campeonatos Mundiales Femeninos de la IHF. A nivel de clubes, también me encantaría jugar algún día en una liga semiprofesional en Europa en cualquiera de las divisiones si se presentara la oportunidad”.

© 2020 Diseño Web Digital UO | Aviso legal | Política de Privacidad | Cookies | PATROCINADORES | CONTACTO