Karin Weigelt es conocida por ser una de las más grandes figuras de la selección femenina de Suiza. Entre el 2003 y el 2018 vivió una excepcional carrera donde la lateral derecho anotó 400 goles en 130 partidos disputados. Es la cuarta máxima goleadora histórica del equipo.Al mismo tiempo, a nivel de clubes, fue una trotamundos. Pasó por Alemania, Francia y Noruega. Tras dejar al LC Bruhl Handball, donde llegaría al St. Gallen.

Su experiencia en equipos como el Frisch Auf Goppinge, Vipers Kristiansand y HBC Celles-sur-Belle fueron clave para continuar trabajando en el balonmano luego de retirarse como jugadora. La Federación Suiza de Balonmano (SHV) establecería una nueva Academia Nacional Femenina. Un exquisito reto que Karin Weigelt no iba a renunciar. Ya se sabía que quería hacer cambios en la disciplina y reescribir la historia de un equipo que no ha estado nunca en un torneo mayor.

Weigelt le comentó a la Federación Internacional de Balonmano (IHF) que: “Mi inspiración vino de mi carrera como jugadora. Ya que he estado viajando a muchos países y jugando en muchos clubes, con diferentes sistemas. Aprendí mucho durante este tiempo y quería hacer un buen uso de este conocimiento para Suiza. Así que fue como una situación en la que todos ganan, ya que la SHV decidió construir esta Academia, para crear nuevos jugadores y ayudarlos a desarrollar sus carreras”.

donlin

Los entrenamientos en la academia de la SHV / Foto: IHF.

Suiza será una de las anfitrionas para la Eurocopa femenina que se disputará en el año 2024. Esta será la primera vez que el combinado nacional esté en un torneo de alto prestigio. Karin Weigelt declaró que: “Clasificarnos para una fase final es un sueño para nosotros. Avanzar en todas y cada una de las principales competiciones es nuestro objetivo en el futuro y definitivamente espero estar preparado para el desafío de la EHF EURO 2024. Estamos trabajando duro para ello, estamos tratando de fortalecer el equipo y ser un equipo competitivo en ese punto”.

En un país donde solo 6000 mujeres practican este deporte, construir las bases se hace bastante complicado. Karin comenta que: “Por supuesto, es difícil construir algo desde cero en el balonmano femenino, ya que los fondos pueden ser escasos. Estamos tratando de conseguir aún más, abogué por la igualdad de género y, afortunadamente, las cosas han ido mejorando cada vez más”.

Weigelt concluyó con una icónica frase: “Me enorgullece que no estemos intentando formar jugadoras de balonmano. Sino que estamos intentando formar mujeres fuertes, poderosas, que tengan confianza en sí mismas. Esto es lo que siempre les digo a las chicas: tengan confianza, denlo todo en la cancha y serán recompensadas. Tanto en el balonmano como en la vida”.

© 2020 Diseño Web Digital UO | Aviso legal | Política de Privacidad | Cookies | PATROCINADORES | CONTACTO