La tecnología basada en las repeticiones de la jugadas para corregir algún error arbitral no funcionó como debía hacerlo y, en el Mundial de Dinamarca 2015, Corea se vio perjudicado porque no le cobraron un gol que había sido válido. El oficial de la IHF vio la repetición (¿completa?) de la jugada y decidió no...