las deportistas carecen en su mayoría de patrocinios y medios para poder desarrollar su deporte de manera profesional. La precariedad sigue siendo la principal característica del deporte femenino y unas pocas privilegiadas se eximen de esta lacra.