El éxito de las kamikazes en los juegos olímpicos de juventud trajo consecuencias muy positivas para el beach handball argentino