Guipúzcoa es una de las principales productoras de talentos balonmanísticos a pesar de ser la província más pequeña de España