Siete jugadores por lado, un 40 x 20 y unas posiciones definidas. A día de hoy parece imposible comprender el balonmano sin estos esquemas, sin embargo, este fin de semana se vivió en Terrassa un evento que hizo a los amantes de este deporte recuperar sus orígenes. Con motivo de la XV Feria Modernista de la localidad egarense, las dos entidades deportivas de la ciudad (Handbol Egara i Handbol Terrassa) organizaron un partido de balonmano a 11, al estilo clásico.

Recuperando un estilo que no se disputaba desde 1966 – cuándo la modalidad fue retirada de la disciplina olímpica – el Estadio Olímpico Municipal de Terrassa acogió el encuentro entre ambos clubes.

Un balonmano distinto al actual

Muy alejado del deporte que conocemos, el balonmano a 11 se disputa, cómo su nombre indica, con once jugadores por equipo, en un campo de 105 x 68 (campo de fútbol), divididos en tres distintas zonas: las dos áreas (ofensiva y defensiva) y la zona central del campo. En las diferentes partes del campo hay un número restringido de jugadores, cada equipo dispone de 6 jugadores para atacar o defender en cada una de las áreas.

Con estas normas cómo base de la modalidad, aparece la mayor de las diferencias: en el balonmano a 11 no está permitido el contacto. Además, hay otras adaptaciones reglamentarias cómo la posibilidad de extender el bote y el ciclo de pasos tantas veces cómo el jugador quiera.



La organización, satisfecha

El evento de la Feria Modernista se ha organizado desde el Club Handbol Egara, quién ha invitado a su homólogo en la ciudad a ser su rival. La idea surgió para “recuperar el balonmano a 11 en el marco modernista, recuperar habilidades de la época y promocionar el deporte y los clubes de la ciudad” según ha afirmado la organización del club egarense. 

Los “invitados” al evento, el Club Handbol Terrassa, también se han mostrado contentos con el funcionamiento del partido. “Jugar en un campo de más de cien metros fue lo más cansado, y más con vestidos de época. Sin embargo ambos clubes tenemos muy claro que queremos repetir durante la siguiente edición” ha manifestado Ricard Guardeño, presidente del Handbol Terrassa. “Confiamos que, tras el buen recibimiento que ha tenido este partido, tanto en la ciudad cómo en las redes sociales, la próxima vez le podremos dar el eco que se merece” ha asegurado el directivo, quién ha sido, también, uno de los jugadores de la edición.



© 2020 Diseño Web Digital UO | Aviso legal | Política de Privacidad | Cookies | PATROCINADORES | CONTACTO